¿Por Qué Escribimos Esta Guía?

Desde hace más de un siglo, la ley de derechos de autor estadounidense ha trabajado para crear y mantener un sistema que garantice que los propietarios de los derechos de autor sean compensados por el uso de sus propiedades intelectuales. Además, el sistema también trabaja para proporcionar la máxima disponibilidad de las composiciones a las personas que deseen recrearlas y distribuirlas.

Los artistas y productores han reproducido composiciones desde el comienzo del negocio de la música. La obtención de los derechos para crear estas reproducciones físicas se conoce como licencia mecánica. Esta guía se ha redactado para ofrecer un resumen completo de la historia, la finalidad y el proceso de concesión de licencias mecánicas.

¿Para Quién es Esta Guía?

Autores de canciones y compositores que quieren entender qué derechos tienen con respecto a la distribución (link required) o reproducción de su(s) obra(s) intelectual(es).

Artistas discográficos y productores que quieran entender cómo grabar legalmente una composición protegida por derechos de autor.

Cualquier persona que esté interesada en los fundamentos de la ley de derechos de autor en lo que respecta a la reproducción y distribución de composiciones con derechos de autor.

Contenido

¿Qué es una licencia mecánica?
Antecedentes
¿Qué es una licencia mecánica obligatoria?
Derechos NO cubiertos por las licencias mecánicas
Tarifas de las regalías mecánicas
Cambios propuestos para las licencias mecánicas (MMA)
Cómo obtener una licencia mecánica
Regalías mecánicas y transmisión digital
Fuentes

¿Qué es una Licencia Mecánica?

Según la Agencia Harry Fox (link required), una agencia de recaudación de derechos mecánicos, una licencia mecánica concede al usuario los derechos para reproducir y distribuir composiciones musicales protegidas por derechos de autor en CD, discos, cintas, tonos de llamada, descargas digitales permanentes (DPD, por sus siglas en inglés) (link required), transmisiones interactivas y otras configuraciones digitales que respaldan diversos modelos de negocio. A cambio del permiso para hacerlo, los licenciatarios pagan una tasa legal al propietario o propietarios de los derechos de autor por cada reproducción.

Antecedentes

A principios del siglo XIX, los pianos reproductores que interpretaban canciones transcritas en un rollo de papel eran cada vez más populares. Esto dio lugar al primer gran litigio sobre derechos de autor en relación con la reproducción de partituras. En 1908, el caso en cuestión, White-Smith Music Publishing Co. v. Apollo Co. (209 U.S. 1), llegó al Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo falló a favor de Apollo Co., declarando que los fabricantes de pianos y rollos de piano no estaban obligados a pagar las regalías a los compositores cuando utilizaban sus partituras. Los compositores no tardaron en actuar contra la sentencia presionando al Congreso.

Los esfuerzos de activismo de los compositores estadounidenses hicieron que se establecieran rápidamente normas gubernamentales con la Ley de Derechos de Autor de 1909. Esta ley incluyó las licencias mecánicas, lo que supuso un triunfo para los compositores y escritores de canciones, ya que finalmente tuvieron la oportunidad de ser pagados por sus contribuciones creativas. La ley de derechos de autor estadounidense ha mantenido el sistema de licencias mecánicas, ajustándose a medida que los avances tecnológicos hacen más complejas las reproducciones de obras protegidas por derechos de autor.

¿Qué es una Licencia Mecánica Obligatoria?

El artículo 115 de la Ley de Derechos de Autor permite que una composición se considere adecuada y legalmente licenciada por un usuario de música mediante el envío al propietario de la composición, que suele ser el editor musical, de una Notificación de Intención para obtener una licencia obligatoria de los derechos mecánicos.

Salvo algunas excepciones, cualquiera que presente la notificación de intención adecuada tiene la libertad de reproducir la composición para la cual está obteniendo una licencia y el titular de los derechos de autor está obligado a autorizar el uso de la canción bajo la licencia obligatoria. Las excepciones a esta licencia obligatoria son las siguientes:

  • Derecho de primer uso: La licencia obligatoria no se aplica a las composiciones que aún no han sido grabadas. Hasta que se haya grabado una canción con la autorización del titular de los derechos de autor y esa primera grabación se haya distribuido al público, la editorial puede cobrar lo que quiera por el uso de los derechos de autor y no está obligada a aplicar la tasa de la licencia obligatoria.

  • Obras musicales dramáticas: La canción no puede estar destinada a la ópera o al teatro musical.

  • Obra no fonográfica: La composición debe ser una grabación sólo de audio para poder solicitar una licencia obligatoria. En 1995, la Ley de Derechos de Autor se revisó para dejar claro que las licencias mecánicas obligatorias se aplican también a los DPD, o entrega de fonogramas digitales (como la descarga de una canción de iTunes).

  • Cambios importantes: Cuando se obtiene una licencia obligatoria, se permite arreglar la canción "para ajustarla al estilo o a la manera de interpretarla (Ley de Derechos de Autor 115(a)(2)). Sin embargo, no se puede cambiar la melodía básica o el carácter fundamental de la obra, por lo que no se puede cambiar la letra o la melodía. Este tipo de cambios requieren la autorización directa de los editores/escritores.

Este aviso también sirve como medio legal para que un servicio de transmisión de música digital obtenga una licencia obligatoria para la distribución de la canción en su plataforma, en lugar de llegar a un acuerdo directo con los editores musicales de las composiciones. Si el usuario sigue las normas adecuadas, los editores musicales no pueden negar su uso.

Derechos NO Cubiertos por las Licencias Mecánicas

Como se ha definido anteriormente, las licencias mecánicas sólo conceden ciertos permisos a los licenciatarios. Si el titular de una licencia desea obtener otros derechos, tendrá que solicitar y negociar estas licencias por separado. A continuación se describen brevemente varios derechos que no están cubiertos por las licencias mecánicas.

  • Las Licencias de uso de Máster son necesarias para utilizar una grabación sonora protegida por derechos de autor. La licencia de uso de master (link required) puede obtenerse del propietario de la grabación maestra, que suele ser un sello discográfico (link required). No es administrada por la Agencia Harry Fox (Harry Fox Agency o HFA, por sus siglas en inglés).* Las Licencias de uso de Máster son necesarias para utilizar una grabación sonora (link required) protegida por derechos de autor. La licencia de uso de master (link required) puede obtenerse del propietario de la grabación maestra, que suele ser un sello discográfico. No es administrada por la Agencia Harry Fox (Harry Fox Agency o HFA, por sus siglas en inglés).

  • Las Licencias de Sincronización son necesarias para las personas que buscan los derechos para incluir la canción en un vídeo (incluidos los vídeos de YouTube), una película o la televisión. Para obtener una licencia de sincronización (link required), los interesados deben ponerse en contacto directamente con el editor musical o el compositor.

  • Las Licencias de Ejecución Pública son necesarias para interpretar públicamente una canción protegida por derechos de autor. Estas licencias suelen ser concedidas por los titulares de los derechos de autor a través de Sociedades de Derechos de Ejecución (Performing Rights Organizations o PRO, por sus siglas en inglés) como ASCAP, BMI o SESAC.

Además, las licencias mecánicas no permiten la reimpresión de la letra de las canciones, la producción de partituras o el uso de obras protegidas por derechos de autor como música de fondo, en reproductores digitales, como tonos de llamada, karaoke o en una producción teatral. Para obtener estos permisos, es necesario llegar a un acuerdo por separado con el propietario de los derechos de autor.

Tasas de Regalías Mecánicas

La Oficina de Derechos de Autor de los Estados Unidos establece una tasa legal de regalías mecánicas que exige un importe determinado por cada reproducción de una obra protegida por derechos de autor. Para las ventas físicas y las descargas, esta tasa está establecida en una tarifa fija de 9.1 centavos para las canciones que duran menos de cinco minutos. Para las piezas de más de cinco minutos de duración, la tarifa es de 1.75 centavos por minuto. La tarifa para los tonos de llamada es de 24 centavos por tono.

A diferencia de las tarifas de regalías para las ventas físicas, las descargas digitales y los tonos de llamada, las regalías establecidas para la transmisión digital interactiva a la carta (link required) son bastante complejas.

Las regalías mecánicas para la transmisión digital interactiva se basan en una serie de factores y fórmulas. Los ingresos por el servicio, el dinero pagado a los propietarios de las grabaciones sonoras, el número de suscriptores y las regalías por rendimiento son algunos de los factores que se tienen en cuenta a la hora de determinar las tarifas de transmisión digital. Por lo tanto, a diferencia de las regalías mecánicas que se pagan por las ventas físicas y las descargas digitales, no hay una tarifa fija.

Cambios Propuestos en la Concesión de Licencias Mecánicas (MMA)

A partir de julio de 2018, todas las leyes y reglamentos gubernamentales en torno a las licencias mecánicas están escritas en la sección 115 de la Ley de Derechos de Autor. El contenido de esta sección tiene más de un siglo de antigüedad, siendo muy anterior a los servicios de escucha digital.

Sin embargo, un proyecto de ley llamado Ley de Modernización de la Música (Music Modernization Act o MMA, por sus siglas en inglés) (link required) intenta modificar y actualizar los procesos de concesión de licencias musicales, incluyendo la Sección 115. Al momento de escribir este artículo, se han propuesto los siguientes cambios con respecto a las licencias mecánicas:

  • Reformar la sección 115 para poner fin al procedimiento de presentación masiva de notificaciones de intenciones ante la Oficina de Derechos de Autor, con el fin de ayudar a los compositores a recibir las regalías lo antes posible.

  • La financiación y creación de un Colectivo de Licencias Mecánicas (Mechanical Licensing Collective o MLC, por sus siglas en inglés) regido por los compositores y editores. El MLC se encargaría de debatir los retos actuales relacionados con la regulación de la industria musical, que se ve afectada por la rápida evolución de la tecnología.

    • Además de estos debates, la MLC crearía y propondría soluciones a los problemas que surjan. Esta entidad también sería esencialmente el único organismo a través del cual fluyen las licencias mecánicas. En lugar de tener que pasar por complicados procedimientos de concesión de licencias e intermediarios, los servicios de transmisión digital podrán obtener una licencia mecánica general de la MLC.

    • Esta licencia es similar a las licencias generales vendidas por las Sociedades de Derechos de Ejecución (Performance Rights Organization o PRO, por sus siglas en inglés).

  • Uno de los puntos principales de la legislación es que si los proveedores de servicios digitales como Spotify y Apple obtienen estas licencias mecánicas generales, estarán mejor protegidos contra las acusaciones de infracción de los derechos de autor (Spotify se ha visto afectado por muchas de estas demandas en el último año, y los acuerdos han sido costosos para el proveedor de servicios digitales).

  • Crear una base de datos de registro público de propietarios de derechos de autor para ayudar a aumentar la eficiencia de los proveedores de música digital y de los compositores y editores a los que deben pagar.

    • Esta base de datos también tiene la intención de aumentar el número de canciones reclamadas por los editores y otros propietarios de derechos de autor, permitiendo que se les pague.
  • Dar a los compositores y editores un derecho de auditoría.

  • Sustituir el proceso de fijación de tarifas actual (responsabilidad del Consejo de Derechos de Autor) por normas que representen mejor el mercado libre estadounidense.

Cómo Obtener una Licencia Mecánica

Normalmente, las personas que buscan una licencia mecánica recurren a agencias de cobro. Habitualmente, en Estados Unidos, las personas que buscan una licencia mecánica recurren a una de las dos agencias de licencias mecánicas: la Harry Fox Agency (HFA, por sus siglas en inglés) o la Music Reports Inc (MRI, por sus siglas en inglés) (link required).

El proceso de obtención de una licencia, como se detalla a continuación, suele ser realizado por la HFA, la MRI o una agencia similar en nombre de una persona, un proveedor de servicios digitales o un sello discográfico. Las personas pueden utilizar la HFA para obtener licencias mecánicas para un pequeño número de lanzamientos a través de su sitio web por una tarifa nominal y muchos sellos discográficos utilizan los servicios de la agencia para obtener licencias mecánicas de los editores musicales.

El primer paso para obtener los derechos mecánicos es determinar quién es el responsable de conceder la licencia de la obra. Este es el titular de los derechos de autor de la composición o alguien autorizado para gestionar las licencias en su nombre.

Una forma de localizar a los propietarios de los derechos de autor es a través de la base de datos de registros públicos de la Oficina de Derechos de Autor, en la que los interesados pueden buscar por sí mismos o solicitar que el personal lo haga por ellos. Una vez identificado el titular de los derechos de autor (o considerado no identificable), el licenciatario debe enviarle una Notificación de Intención (Notice of Intention o NOI, por sus siglas en inglés) para obtener una Licencia Obligatoria.

Según la Oficina de Derechos de Autor, "la NOI debe entregarse antes o dentro de los treinta días siguientes a la realización, y antes de la distribución (link required), de cualquier fonograma de la obra". *

Es importante señalar que la Notificación de Intención se utiliza como último recurso en la industria. Debido a la doctrina de las licencias mecánicas obligatorias en la ley de derechos de autor, los titulares de los derechos están obligados a permitir que otra persona grabe su composición y distribuya esas reproducciones si así lo desean.

Dado que los titulares de los derechos no pueden rechazar realmente una solicitud de licencia obligatoria, es más fácil recurrir a la HFA o a los titulares de los derechos directamente que a la Oficina de Derechos de Autor. Las NOI se utilizan cuando no se dispone de suficiente información o cuando los titulares de los derechos dificultan la conclusión del acuerdo de licencia.

Si el nombre del propietario de los derechos de autor y la información de contacto están disponibles en los registros públicos de la Oficina de Derechos de Autor, el licenciatario (o la organización que trabaja en nombre del licenciatario) está obligado a enviar la NOI al propietario o a un agente, según lo autorizado por el propietario. En el caso de que haya varios propietarios de derechos de autor registrados con la obra, se permite enviar una única NOI a cualquiera de los propietarios o a sus agentes.

Si la obra no tiene ningún propietario de derechos de autor registrado en la Oficina de Derechos de Autor, la NOI debe enviarse directamente a la Oficina de Derechos de Autor. Al hacerlo, el licenciatario se protege de la infracción y las regalías por el uso de la obra se retendrán y se pagarán a la parte correspondiente si se identifican en el futuro.

La Oficina de Derechos de Autor también recomienda que los licenciatarios de composiciones con propietarios de derechos de autor desconocidos busquen de vez en cuando en la base de datos de derechos de autor para ver si se ha identificado al propietario, de modo que estén preparados para empezar a hacer los pagos.

La Oficina de Derechos de Autor permite a las personas presentar solicitudes en línea o por correo físico. Hay una tasa de $75 dólares por un NOI para el primer título. Después, la solicitud en papel tiene una tasa adicional de $20 dólares por cada grupo de 10 títulos y la solicitud en línea tiene una tasa adicional de $10 dólares por cada grupo de 100 títulos.

Para presentar un NOI en línea, los interesados pueden visitar la página de la Oficina de Derechos de Autor sobre el proceso. Para presentar una NOI por correo, el documento (con un cheque o utilizando una cuenta de depósito para cubrir la tasa) puede enviarse a la siguiente dirección:

Copyright Royalty Board
Attn: Licensing Division P.O. Box 70977
Washington, DC 20024-0977

La Oficina de Derechos de Autor no proporciona ningún formulario o documento estándar de NOI. Sin embargo, la ley describe el contenido requerido de una NOI en 37 CFR § 201.18. Son los siguientes:

  • El encabezado debe designar "clara y prominentemente" el documento como una NOI con el título: "Notificación de la intención para obtener una licencia obligatoria para hacer y distribuir fonogramas"

  • Debe haber una "declaración clara" que incluya:

    • El nombre completo y legal del licenciatario.
    • Todos los demás nombres relevantes utilizados por el licenciatario.
    • La información de contacto del licenciatario: número de teléfono, dirección completa y dirección de correo electrónico. (Un P.O. Box no es suficiente a menos que sea la única opción en la localidad).
    • Si el titular de la licencia es una organización empresarial: el nombre y el cargo del director general o jefe de gestión equivalente de la entidad.
    • El año fiscal de la solicitud de licencia
  • Para cada composición sometida a licencia, debe indicarse la siguiente información (si está disponible):

    • Título
    • Autor(es)
    • Propietario(s) de los derechos de autor
    • Todas las formas de fonograma y plataformas de escucha para las que se utilizará la licencia (por ejemplo: CD, vinilo, DPD, transmisión digital, combinación de varios, etc.)
    • Fecha prevista de publicación de los fonogramas ya realizados o que se realizarán con la licencia
    • Nombre del artista(s) que graba(n) la obra protegida por derechos de autor
    • Número(s) de catálogo, nombre de la(s) disquera(s) que se espera esté(n) afiliada(s) a la obra licenciada
    • Fecha de fabricación de los fonogramas (si los hay) realizados con la licencia
  • Las NOIs deben ser firmadas por un miembro de la parte solicitante o por su agente autorizado.

Siempre que el NOI tenga el contenido requerido y se presente dentro del plazo adecuado, el licenciatario recibe legalmente derechos mecánicos después de presentar el NOI. El licenciatario también debe mantener el pago de las regalías como parte del acuerdo.

Regalías Mecánicas y Transmisión Digital

Según el Informe de Mitad de Año de Estados Unidos 2018 (julio de 2018) de la empresa de información, datos y medición Nielsen Music, la transmisión digital sigue creciendo en popularidad.

El informe señala que en el último año, las ventas totales de álbumes (y las ventas de canciones individuales equivalentes) han disminuido un 20.2% en el último año. Sin embargo, el consumo a través de la transmisión digital de canciones de audio a la carta ha crecido un 45.5% y la transmisión digital de canciones en vídeo a la carta ha aumentado un 34.7%.

Podemos afirmar que la transmisión digital no va a desaparecer pronto. La nueva forma de consumo ofrece al usuario un catálogo mucho más amplio de canciones para seleccionar, al tiempo que mantiene la experiencia de escucha compacta, rápida y de alta calidad que ofrece la música digital.

La transmisión digital también se considera mucho más asequible para el consumidor. Sin embargo, cada vez que una canción empieza a transmitirse, se está explotando el derecho mecánico (junto con otros) de la composición.

Históricamente, las regalías mecánicas debidas a los editores musicales (link required) se han contabilizado junto con las ventas de discos, cintas de casete, CD y descargas digitales que incorporaban la obra objeto de la licencia. Este método de catalogación de las ventas y las regalías está resultando defectuoso a medida que la tecnología se adapta y cambia la forma en que la sociedad consume la música.

A medida que los servicios de transmisión digital de música a la carta (link required), como Spotify y Apple Music, siguen alejando a los usuarios de la compra y venta tradicional de discos, la legislación estadounidense sobre derechos de autor se apresura a ponerse al día.

El problema de fijar las regalías para la transmisión digital a la carta se debe a una discusión constante dentro de la industria sobre los permisos que debe requerir la transmisión digital. Algunos argumentan que la transmisión digital a la carta permite la suficiente selección, personalización y aportación del consumidor como para ser tratado exactamente igual que los CD y DPD. Este argumento requiere únicamente licencias mecánicas.

Otros argumentan que los servicios de transmisión digital deberían ser tratados más como las emisoras de radio tradicionales, y deberían requerir licencias de ejecución pública. Debido a la naturaleza híbrida de la transmisión digital, es difícil determinar cómo deben asignarse las regalías; sin embargo, se ha decidido que la transmisión digital interactiva explota tanto los derechos de ejecución como los mecánicos, mientras que la transmisión digital musical no interactiva (link required) sólo explota los derechos de ejecución.

Normalmente, los servicios de streaming digital llegan a acuerdos con los sellos discográficos para distribuir grabaciones sonoras en sus plataformas. Una vez que la licencia se consolida para las grabaciones sonoras maestras, las plataformas de streaming están obligadas a obtener las licencias mecánicas aplicables para el uso de las composiciones subyacentes pertenecientes a los editores musicales.

Los servicios de streaming suelen trabajar con HFA y Music Reports, Inc. (MRI) para emitir notificaciones masivas de intención a los editores musicales que son propietarios de los derechos de autor sobre los que buscan derechos mecánicos. Puedes leer más sobre esto en la guía de la HFA (link required) y en la guía del MRI (link required).

Por lo general, en la industria musical, una entrega digital se considera tanto una reproducción como una comunicación. Esto significa que se explotan tanto los derechos de ejecución como los mecánicos.

En Estados Unidos, la ley de derechos de autor especifica las diferencias entre estos derechos. Establece que una descarga digital (de la tienda iTunes, por ejemplo) sólo explota el derecho mecánico, mientras que un servicio de radio personalizado no interactivo (como Pandora, iHeartRadio, etc.) sólo explota el derecho de ejecución. Sin embargo, con la transmisión digital a la carta (interactivo), la industria reconoce que se explotan tanto los derechos mecánicos como los de ejecución y, por tanto, exige licencias para ambos derechos y el consiguiente pago de las regalías por cada uno de ellos.

Fuentes

https://www.copyright.gov/circs/circ73.pdf
https://www.copyright.gov/licensing/115/noi-instructions.html
https://www.bitlaw.com/source/37cfr/201_18.html
https://www.theverge.com/2018/3/14/17117160/spotify-mechanical-license-copyright-wixen-explainer
https://www.harryfox.com/license_music/what_is_mechanical_license.html
https://www.harryfox.com/license_music/how_get_mechanical_license.html
https://secure.harryfox.com/public/MechanicalLicenseslic.jsp
http://www.nielsen.com/us/en/insights/reports/2018/us-music-mid-year-report-2018.html
https://www.law.cornell.edu/supremecourt/text/209/1
https://www.copyright.gov/history/1909act.pdf
https://www.law.cornell.edu/uscode/text/17/115
https://cocatalog.loc.gov/cgi-bin/Pwebrecon.cgi?DB=local&PAGE=First
https://copyright.gov/circs/sl04l.pdf

Compuesta por

Mamie Davis, Luke Evans, Jacob Wunderlich, Rene Merideth, Jeff Cvetkovski y Aaron Davis. Traducción: Ana Berberana, Maria Lozano, Rafa Cazares.

¿Quieres utilizar esta guía para algo más que una lectura personal? Buenas noticias: puedes hacerlo, siempre que su uso no sea comercial y des crédito a Exploration.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

04 de Agosto, 2018 en aprende(link required), tus-derechos (link required)