¿Por Qué Escribimos Esta Guía?

Hay muchos contenidos de vídeo, y muchos de ellos utilizan música. La concesión de licencias de sincronización es el proceso por el cual las productoras de obras audiovisuales obtienen los derechos de la música externa para utilizarla en sus vídeos. La sincronización es un sector emergente de la industria musical, y para un músico, una colocación en un programa de televisión, una película, un anuncio o un videojuego importantes puede impulsar su carrera de manera ilimitada.

Esta guía se ha redactado para ofrecer una visión general del mundo de las licencias de sincronización.

Contenido

Resumen
Antecedentes
Sincronización vs. Uso maestro
Películas
TV
Anuncios publicitarios
En línea
Videojuegos
Puntos importantes de un acuerdo
Supervisión musical
Bibliotecas musicales y empresas de licencias
Recursos

Resumen

Las licencias de sincronización (sync para abreviar) se refieren a la "sincronización" de una obra musical con una obra visual. Los acuerdos de sincronización otorgan al licenciatario el derecho a utilizar los derechos de autor de una composición en una obra audiovisual como una película, un programa de televisión o un anuncio, un videojuego u otra obra similar.

Los acuerdos de sincronización se negocian entre los titulares de los derechos (editores musicales/ compositores y los usuarios potenciales (productoras cinematográficas / YouTubers / etc.).

No hay leyes, reglamentos o decretos de consentimiento que regulen las tarifas de sincronización; todo es negociable.

Para un compositor, la colocación de una composición en un programa de televisión de una cadena importante, una película o una serie de Netflix puede ser extremadamente beneficioso para su carrera. Aunque las tarifas de sincronización varían mucho, una colocación puede ayudar a un artista o compositor a establecer la legitimidad dentro de la industria, abriendo más puertas a los productores, promotores de conciertos, sellos, editores y demás.

A medida que las empresas digitales como Netflix, YouTube, Amazon y Hulu producen cada vez más contenidos audiovisuales originales, la necesidad de música dentro de esos contenidos audiovisuales crece. Las empresas principales tienen departamentos enteros dedicados a la concesión de licencias de sincronización, y las empresas de licencias musicales han surgido como lugares donde los músicos independientes pueden vender su música a posibles licenciatarios.

El mundo de la sincronización es una faceta creciente e importante de la industria musical.

Antecedentes

Cuando se desarrollaron las películas en movimiento a finales del siglo XIX, la tecnología no permitía que las películas tuvieran audio. Para complementar estas primeras películas, las bandas de cornetas y los cuartetos de cuerda tocaban en directo para añadir elementos de audio.

Como los músicos tenían que cronometrar las actuaciones en directo, la música no solía estar coordinada con lo que ocurría en la película.

Cuando se estrenó The Jazz Singer en 1927, con el cantante de vodevil Al Jolson, se rompió el silencio. La película fue la primera que contenía música en la producción, en lugar de simplemente superponerla, como en el caso de las bandas de viento y los cuartetos mencionados anteriormente.

Una grabación de Jolson cantando se sincronizó con la película, y así nació la música dentro de las películas.

Con el desarrollo de la tecnología de grabación en cinta, los productores de cine y los directores musicales adquirieron la capacidad de cortar e insertar música donde fuera necesario. Las canciones se podían "doblar" sobre ciertos momentos, en lugar de tener que interpretarlas al momento.

Compositores como Max Steiner y Erich Korngold empezaron a especializarse en la creación de bandas sonoras para películas, y la música empezó a desempeñar un papel mucho más importante en el cine.

El éxito de 1967, The Graduate, incluyó canciones del dúo folk Simon & Garfunkel en la banda sonora, lo que contribuyó a impulsar la carrera del grupo. Aunque ya habían aparecido canciones no orquestales en las películas, ésta fue la primera película que utilizó ampliamente la música de un grupo popular.

A medida que los programas de televisión de comedia y drama se hacían inmensamente populares a lo largo de los años 60 y 70, crecía la necesidad de música para complementar esas producciones. La composición de jingles para anuncios se convirtió en otra fuente de ingresos para los compositores, y los anunciantes empezaron a buscar canciones de éxito externas para utilizarlas en sus anuncios.

Al principio, era habitual que los artistas y compositores considerasen que licenciar su música para utilizarla en anuncios era "venderse". Sin embargo, a medida que la economía en torno a la música ha cambiado, y que cada vez más músicos importantes han empezado a conceder licencias de sus obras para anuncios, la percepción ha cambiado.

Tener una canción en un anuncio o un programa de televisión se considera ahora un logro que puede cambiar una carrera, y la concesión de licencias de sincronización se ha convertido en una práctica habitual entre muchos titulares de derechos musicales.

Sincronización vs. Uso Maestro

Considera la siguiente situación:

El supervisor de música (la persona responsable de colocar las canciones en la película y de autorizar los derechos) de la película Pulp Fiction está preparando una selección de canciones para la banda sonora de la película. El responsable, Quentin Tarantino, se empeña en utilizar la canción "Son of a Preacher Man" en la película.

El supervisor musical decide inmediatamente utilizar la grabación de Dusty Springfield de 1968; al fin y al cabo, ese es el éxito. Sin embargo, Springfield no escribió esta canción, sino John Hurley y Ronnie Wilkins.

Para obtener todos los derechos de esta canción y grabación, el supervisor musical debe obtener una licencia de sincronización para la composición y una licencia de uso maestro para la grabación.

El supervisor tendría que ponerse en contacto con Hurley y Wilkins o con su editorial, además de con el sello discográfico de Dusty Springfield. Este es siempre el caso cuando se conceden licencias de obras para contenidos audiovisuales.

Si la misma entidad es propietaria de ambos derechos de autor (como suele ocurrir con un artista/compositor independiente), entonces se puede llegar a un acuerdo en conjunto. Sin embargo, en el caso de "Son of a Preacher Man", es necesario que las distintas partes autoricen los derechos por separado.

La norma de la industria en cuanto a los honorarios de las licencias de sincronización y masterización es pagar la misma cantidad tanto por la composición como por la grabación masterizada. En el derecho contractual, esto se llama la doctrina de las " Naciones Más Favorecidas ", que establece que el vendedor de un producto se compromete a dar al comprador la mejor cantidad de honorarios que ponen a disposición de cualquier otro comprador.

A veces, los estudios de producción pueden obtener los derechos de autor de la composición de los editores musicales, pero no de la grabación sonora del sello discográfico. En este caso, las productoras a veces crean sus propias grabaciones de las canciones. Por ello, la licencia de sincronización es necesaria para cualquier música en vídeo, pero en el caso de una productora que crea su propia grabación, la licencia de uso maestro no lo es.

Película

Música de fondo

La música que llena el fondo y el espacio bajo el diálogo en una película se llama música de fondo. Normalmente, la música de fondo no es el enfoque del audio y descansa detrás de diálogos o ruidos más importantes. Tampoco hay un género o estilo establecido que defina cómo suena la música de fondo.

Normalmente, el compositor de música de fondo es contratado por la productora, y hay muchos compositores especializados en esta área. La composición de películas es una subindustria única, y los acuerdos para los compositores son diferentes a los acuerdos de sincronización estándar.

En estos acuerdos, los compositores pueden ser contratados para trabajar durante un tiempo determinado, o para entregar una determinada cantidad de contenido. Las obras producidas por el compositor podrían ser trabajos por encargo, según el acuerdo. Estos no son acuerdos de sincronización.

Canciones escritas específicamente para una película

Las canciones escritas para ser utilizadas en una película se componen normalmente junto con la misma. Por lo tanto, los acuerdos de sincronización tradicionales no suelen utilizarse para concederles licencias.

En lugar de que la productora acuda a una editorial para obtener los derechos, se establece un contrato entre el autor individual y el estudio, encargándole la composición de un número determinado de obras. Por ejemplo, Phil Collins compuso varias canciones originales para la película Tarzán, entre ellas "You'll Be in My Heart".

Canciones preexistentes

La licencia de sincronización es necesaria para obtener los derechos de uso de una canción preexistente en una película. Este proceso de concesión de licencias es responsabilidad del supervisor musical y suele llevarse a cabo en la fase de postproducción de una película.

El supervisor musical se pone en contacto con los propietarios de los derechos de autor y redacta un acuerdo de licencia, lleva a cabo negociaciones y completa el proceso para obtener legalmente sus derechos de uso de la canción. Los componentes específicos de estos acuerdos se detallan más adelante en la sección Puntos Importantes de un Acuerdo.

Regalías por ejecución en el extranjero

En Estados Unidos, la música en el cine no genera las regalías de ejecución cuando las películas se proyectan en los cines. En el extranjero no es así.

Cuando una película se proyecta en las salas de cine de otros países, las interpretaciones musicales se rastrean con hojas de registro y se pagan las regalías de ejecución al compositor y al editor musical. Si la película se distribuye en todo el mundo, una colocación de sincronización podría generar importantes ingresos de ejecución para el compositor y el editor, además de la tarifa fija inicial.

En este caso, sería importante que el compositor se inscribiera en una organización de derechos de ejecución que estuviera afiliada a una agencia de recaudación extranjera, lo que le permitiría capitalizar estas regalías.

Banda sonora

Si la canción se utiliza en la banda sonora de la película, se pueden obtener las regalías mecánicas por la venta o el streaming de la compilación. Esta es una consideración importante a la hora de negociar el acuerdo.

Tráilers

A veces, las productoras sólo necesitan autorizar una determinada canción para utilizarla en el tráiler. Las canciones también pueden utilizarse tanto en la película como en el tráiler. En el primer caso, se hará un acuerdo de sincronización para ese anuncio específico del tráiler y se podrán obtener las regalías por la ejecución televisiva además de la tarifa fija.

En el segundo caso, el acuerdo sobre el tráiler podría formar parte de la licencia de sincronización general y podría adoptar la forma de una cláusula de "opción", dando a la productora la opción de utilizar la canción o no.

Los usos en tráilers se denominan a veces usos "fuera de contexto", y el dinero suele proceder del departamento de marketing y promoción de la empresa cinematográfica, más que del departamento de producción. Esto puede significar que los titulares de los derechos trabajen con departamentos totalmente diferentes a la hora de hacer estos tratos.

Programas de Televisión

Las licencias de sincronización de televisión son, en su mayor parte, similares a los contratos de sincronización de películas. Sin embargo, una diferencia importante es la tarifa. La tarifa es generalmente más baja para la televisión porque las colocaciones de la televisión ganan las regalías de ejecución y los presupuestos son típicamente más bajos para los programas de la televisión que para las producciones cinematográficas importantes.

Los programas de las cadenas suelen pagar mucho más que los de la televisión local y el cable.

Ingresos por ejecución

Si una obra musical se coloca en un programa de televisión, esa colocación genera las regalías por ejecución, además de la tarifa de sincronización original. Esto también puede ocurrir cuando las películas son sindicadas en la televisión.

Esta es una parte importante del proceso de negociación de la sincronización, ya que las productoras a veces desean obtener una parte de las regalías de ejecución.

El titular de los derechos debe estar al tanto de este tipo de cláusulas en los contratos de sincronización, ya que, dependiendo de la naturaleza del acuerdo, las regalías de ejecución podrían ser mucho más lucrativas que una tarifa única de sincronización.

Anuncios Publicitarios

Si una agencia de publicidad opta por utilizar una canción existente en un anuncio, es necesario obtener una licencia de sincronización.

Hoy en día, una sincronización en un anuncio importante puede impulsar la carrera de un artista o escritor, tanto en términos de regalías como de mayor reconocimiento.

Por ejemplo, la canción "Ho Hey" de los Lumineers ganó popularidad poco después de que se utilizara en un anuncio de Bing en 2012. Y después de que Chevy utilizara "We Are Young" de Fun. en un anuncio del Super Bowl, la canción subió y se mantuvo en la cima de las listas de Billboard.

Las tarifas de sincronización comercial dependen del tamaño y la duración de la campaña. Una canción colocada en una campaña televisiva nacional de un año de duración ganará mucho más que, por ejemplo, una canción utilizada en un anuncio de un concesionario de coches emitido durante tres meses en canales locales.

En Línea

La concesión de licencias de sincronización para los productores de contenidos de vídeo en línea funciona de forma muy parecida a la del cine y la televisión convencional. Netflix, Hulu y otras empresas similares emplean a supervisores musicales para colocar canciones en sus programas y películas, y negocian con los titulares de los derechos basándose en el mismo conjunto de puntos de acuerdo convencionales: tipo de uso, presupuesto, si la canción es un éxito, etc.

YouTube

Cualquiera que publique un vídeo en YouTube que contenga música ajena necesita técnicamente una licencia de sincronización para hacerlo. El sistema de identificación de contenidos de YouTube puede detectar muchos contenidos protegidos por derechos de autor y los titulares de los derechos suelen tener la capacidad de marcarlos y bloquearlos.

Sin embargo, estos titulares de derechos no suelen pasar por el proceso de demanda por infracción. En cambio, YouTube ofrece capacidades de monetización a los titulares de derechos, lo que les permite capitalizar los ingresos publicitarios generados por los vídeos que contienen su propiedad intelectual.

Sin embargo, esto no significa que alguien que publique un vídeo de un cover u otro vídeo que utilice la composición de otra persona no necesite una licencia. Técnicamente, se necesita una licencia de sincronización del propietario de la composición cada vez que alguien utiliza los derechos de autor de su composición en un vídeo.

Videojuegos

Las licencias de sincronización también se dan cuando los creadores de videojuegos necesitan contenido musical. Colocar una canción en un videojuego también puede ser increíblemente lucrativo.

Piensa en Grand Theft Auto, Fifa y Madden, o Guitar Hero. Millones, incluso miles de millones, de personas juegan estos videojuegos con regularidad y graban las bandas sonoras en sus conciencias. Según un ejecutivo de la productora de videojuegos EA Sports, cualquier canción de la banda sonora del Fifa 19 se escuchará en todo el mundo casi mil millones de veces.

Los editores musicales y los supervisores tienen relaciones con los directores musicales de las empresas de videojuegos, lo que crea una vía para que los compositores obtengan la licencia de sus obras.

Puntos Importantes de un Acuerdo

Los acuerdos de sincronización se diferencian de otros procedimientos de concesión de licencias de música en que no hay reglamentos ni normas de derechos de autor subyacentes que rijan las tarifas cobradas. Se basan casi por completo en el mercado, y hay una multitud de consideraciones diferentes que las partes negociadoras tienen en cuenta a la hora de realizar estos acuerdos. A continuación se exponen una serie de puntos del acuerdo que podrían ser importantes en cualquier licencia de sincronización.

De Jeffrey y Todd Brabec en ASCAP.com:

  • Cómo se utiliza la canción (es decir, interpretación vocal por un actor en cámara, fondo instrumental, fondo vocal)

  • El presupuesto global de la película, así como el presupuesto de la música

  • El tipo de película (es decir, gran estudio, independiente, extranjera, estudiante, web)

  • La categoría de la canción que se utiliza (es decir, un éxito actual, una canción nueva, un estándar famoso, un clásico del rock n' roll)

  • La duración del uso (es decir, un minuto, cuatro minutos, 10 segundos) y si hay múltiples usos de la canción

  • La duración de la licencia (es decir, dos años, 10 años, vida de los derechos de autor, perpetua)

  • El territorio de la licencia (es decir, el mundo, el universo, países extranjeros específicos)

  • Si se garantiza que la canción se utilizará en el álbum de la banda sonora de la película

  • Si el productor también quiere utilizar la grabación original de la canción, en lugar de volver a grabar una nueva versión para utilizarla en la película.

  • Si la película utiliza la canción como tema musical y como título

Supervisión Musical

Las productoras contratan a los supervisores musicales para que coloquen las canciones en el espectáculo o la película y para que autoricen los derechos de esas canciones. Hay muchas otras cosas que los supervisores pueden hacer dependiendo de la estructura de la cadena de mando de la productora. Los supervisores pueden, entre otras cosas, analizar los guiones y contribuir a las decisiones sobre si se utiliza música compuesta o ajena; negociar la autorización con los titulares de los derechos; ayudar a crear el presupuesto musical de la película basándose en los conocimientos sobre las tarifas vigentes para las canciones; y ayudar en la producción de grabaciones sonoras en caso de que se necesite una nueva. Las productoras suelen contratar los servicios de empresas externas de supervisión musical o personal especializado.

Empresas de Licencias

Es posible que los músicos independientes que no han firmado con una disquera o una editorial no cuenten con gente de negocios con contactos internos que trabajen para promover su música entre las productoras de cine y televisión. Sin embargo, han surgido cientos de empresas para satisfacer la creciente demanda de autorizaciones de sincronización. Con muchas empresas de licencias musicales, los músicos pueden simplemente inscribirse y poner sus obras a disposición en la plataforma de la empresa.

Las productoras navegan entonces por las plataformas en busca del tipo exacto de música que necesitan y, cuando lo encuentran, la licencia se realiza mediante un proceso relativamente estandarizado e impersonal.

Este modelo de negocio permite a los escritores y artistas independientes dar a conocer sus obras y ofrece a las productoras una alternativa más barata que los grandes editores musicales y las disqueras.

A menudo pueden utilizar las empresas de licencias como ventanilla única porque las plataformas contienen los derechos tanto de la composición como del master (siempre que el artista y el escritor sean la misma persona). Este tipo de empresas, denominadas bibliotecas musicales de producción, suelen permitir a los compositores conservar la propiedad de sus derechos de autor al tiempo que amplían los derechos de licencia de sincronización a la biblioteca musical.

Breve lista de empresas que conceden licencias (hay cientos más):

Es importante señalar que todas estas empresas son diferentes. Se especializan en distintos tipos de música, tienen diferentes modelos de negocio y las condiciones de los acuerdos de sincronización individuales varían mucho. En algunos casos, el compositor puede simplemente inscribirse en el servicio. Pero a menudo, las empresas de licencias investigan y contratan a los autores de forma similar a las editoriales y sellos discográficos tradicionales. Es importante que cualquier músico que esté pensando en firmar un acuerdo con uno de estos servicios investigue cuidadosamente y determine cuál es la que mejor se adapta a su música y a sus objetivos profesionales.

Recursos

Hay muchas publicaciones y sitios web diferentes, como los que se mencionan a continuación, que pueden ayudar a los artistas y escritores que desean obtener puestos de sincronización a encontrar a las personas adecuadas para ayudarles a hacerlo.

Fuentes

https://www.ascap.com/help/music-business-101/music-money-success-movies
https://diymusician.cdbaby.com/youtube/posting-cover-songs-on-youtube-music-licensing-law-explained/
https://www.udiscovermusic.com/stories/pop-goes-the-movies-the-best-songs-in-films/
https://www.tunecore.com/blog/2012/09/the-art-of-the-synch-deal.html
http://www.musicconnection.com/sync-deals/3/
https://www.amazon.com/Insiders-Guide-Music-Licensing/dp/1621533964
https://www.amazon.com/Music-Money-Success-7th-Insiders/dp/0825673690/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1535144158&sr=8-1&keywords=music+money+and+success
https://www.amazon.com/Plain-Simple-Guide-Music-Publishing/dp/1480354627
https://www.theguardian.com/games/2018/aug/22/video-games-music-industry?utm_source=Daily+Digest&utm_campaign=fce8f741c9-DailyDigest&utm_medium=email&utm_term=0_59c0d28399-fce8f741c9-58267041
https://www.omarimc.com/top-7-music-licensing-sites-that-dont-stink/

Compuesta por

Luke Evans, Mamie Davis, Jacob Wunderlich, Rene Merideth, Jeff Cvetkovski y Aaron Davis. Traducción: Ana Berberana, Maria Lozano, Rafa Cazares.

¿Quieres utilizar esta guía para algo más que una lectura personal? Buenas noticias: puedes hacerlo, siempre que su uso no sea comercial y des crédito a Exploration.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.