¿Por Qué Escribimos Esta guía?

En el año 2017, las suscripciones de pago por transmisión digital de audio aumentaron un 45.5% en todo el mundo. Además, los ingresos digitales representaron más de la mitad de todos los ingresos de la música grabada.

Esto indica una tendencia importante: los oyentes valoran cada vez más el acceso a la música en línea que la propiedad de los discos físicos.

Una nueva generación de oyentes encuentra su música en internet a través de los servicios de transmisión digital. Sin embargo, a pesar de la disminución constante de las ventas de discos físicos en las últimas dos décadas, siguen generando aproximadamente el 30% de los ingresos totales de la música grabada.

La distribución es el proceso de poner la música a disposición del público en todos los medios digitales y físicos - lo que ocurre entre su creación en el estudio y su escucha por parte del oyente. Para cualquiera que intente crear o licenciar música, es vital entender las formas en que la música llega al oyente.

¿Para Quién es Esta Guía?

Artistas independientes que buscan una explicación en profundidad de cómo llevar su música a los puntos de venta físicos y a los servicios de transmisión digital como Spotify y Apple Music

Compositores que buscan entender cómo sus composiciones figuran en la venta y distribución de grabaciones sonoras

Cualquier persona interesada en las formas en que las entidades de la industria musical transfieren las grabaciones sonoras del creador al consumidor

Contenido

Resumen
Tipos de Distribuidores
Digital
Físico
Distribución de Sellos Discográficos
Metadatos de las Grabaciones Sonoras
El Paisaje Cambiante

Resumen

En pocas palabras, la distribución es el proceso de hacer llegar la música grabada al consumidor. En el pasado, los sellos discográficos se asociaban con empresas de distribución logística al por mayor y fábricas de prensado para esta tarea. Estas empresas se encargaban de fabricar los discos y ponerlos a disposición de los minoristas de todo el país y del mundo.

Los sellos discográficos luego comercializaban y promocionaban el disco, intentando que la gente fuera a las tiendas a comprarlo. En los primeros tiempos de la industria musical moderna, los contratos discográficos eran el santo grial para los artistas porque los sellos discográficos tenían la infraestructura y los recursos para hacer que la música estuviera disponible lo más extensamente posible.

Estos recursos no estaban al alcance de los músicos que creaban grabaciones por su cuenta.

Pero desde la revolución de internet en los años 90, esto ha cambiado. La tecnología digital permite ahora que los contenidos fluyan entre computadoras sin necesidad de un formato físico. Y aunque las grandes disqueras siguen disponiendo de una amplia red de recursos de distribución, a los individuos les resulta mucho más fácil compartir contenidos a través de internet. Esto ha provocado algunos cambios fundamentales en la distribución musical:

Intercambio de Archivos Persona a Persona

Lanzado en 1999, Napster permitía a los usuarios compartir archivos de audio directamente entre ellos, sin un servidor intermediario que agregara o controlara el contenido.

Esto permitía a los usuarios descargar música sin pagar por ella, lo que llevó a la infracción masiva de los derechos de autor.

Aunque la empresa acabó cambiando radicalmente su modelo de negocio debido a las demandas por infracción, abrió el camino para que otras empresas de software de piratería utilizaran la tecnología persona a persona para difundir música a millones de personas durante la siguiente década.

De repente, las grandes disqueras no controlaban los medios de distribución de sus productos. Cualquiera en cualquier parte del mundo podía descargar una reproducción de una grabación sonora con facilidad.

El Acceso a la Música por Internet es Cada Vez Mayor

Apple introdujo la Tienda iTunes en el 2003, dando a los consumidores la opción legal de comprar canciones y álbumes en línea. La interfaz de la tienda era fácil de usar, y resultó ser un éxito masivo.

En 2013, la Tienda iTunes de Apple era la mayor tienda de música del mundo. Junto a iTunes, sitios como YouTube y Pandora ofrecían diferentes formas de acceder a la música.

Mientras que YouTube permitía subir música en forma de vídeo desde cualquier usuario del mundo, Pandora era inicialmente una emisora de radio en línea no interactiva (link required) con listas de reproducción especialmente seleccionadas por algoritmos. La aparición de estas plataformas hizo que cada vez más personas accedieran a la música en línea.

La Transmisión Digital y el Cambio de Propiedad a Acceso

Quizá el cambio más importante en la distribución de música desde principios de los años 2000 haya sido provocado, al menos en parte, por las innovaciones de Spotify. Lanzada en 2006, la empresa fue pionera en el concepto de transmisión digital a la carta o interactiva (link required).

El modelo es sencillo: el consumidor elige entre escuchar gratis o pagar una cuota de suscripción.

Contratar el nivel gratuito significa tener acceso a toda la música de la plataforma de Spotify, pero estar sometido periódicamente a anuncios de audio. Con el modelo de suscripción de pago, los usuarios tienen acceso a toda la biblioteca de Spotify sin anuncios.

Hoy, en lugar de comprar discos físicos o descargar canciones de iTunes, la mayoría de los oyentes de música prefieren acceder a ella a través de servicios de transmisión digital. Esto ha cambiado fundamentalmente la forma de distribuir la música por parte de los sellos discográficos, las empresas independientes y los artistas.

Tipos de Distribuidores

Principales

Existen diferentes empresas de distribución asociadas a las tres grandes compañías musicales: Warner, Sony y Universal; son filiales de propiedad absoluta de las grandes empresas y representan las divisiones de distribución de los sellos discográficos.

También hay empresas que atienden a sellos discográficos y artistas independientes, pero que siguen siendo propiedad de las grandes compañías musicales y, por tanto, se clasifican como tales. Ejemplos de ello son ADA (propiedad de Warner) y Sony RED.

Independientes

Hay cientos de empresas que ofrecen servicios de distribución a artistas y sellos discográficos independientes. Dentro de la categoría independiente, existen algunos sub tipos diferentes:

Distribuidores Digitales al Por Mayor

Este es el tipo más común de distribuidor independiente; hay cientos, ubicados en todo el mundo. La mayoría de los artistas no firmados publican y distribuyen su música a través de estas plataformas. Aunque muchas de estas empresas también ofrecen servicios de distribución física a través de acuerdos con otras empresas mayoristas, se centran en el ámbito digital.

Ejemplos:

  • CDBaby
  • Tunecore
  • Distrokid
  • ReverbNation
  • OneRPM

Especializados

Estos distribuidores sólo trabajan con sellos discográficos independientes o artistas independientes con influencia. Ofrecen una amplia gama de servicios, que a menudo incluyen la distribución física, y en su mayoría están orientados a la venta por invitación y de empresa a empresa.

Ejemplos:

  • The Orchard
  • InGrooves
  • FUGA

Envío

Algunos distribuidores permiten a los artistas individuales presentar una solicitud en línea para ser aceptados en la plataforma. Estas plataformas varían en cuanto al número de artistas que aceptan. Mientras que algunas mantienen listas exclusivas, otras tienen cientos o miles de artistas.

Ejemplos:

  • Stem
  • AWAL (de Kobalt)

Mayoristas Físicos

Estas empresas disponen de amplias redes logísticas y recursos de almacenamiento. Suministran productos musicales físicos a los grandes minoristas y a las tiendas de discos independientes, y mantienen acuerdos con los sellos discográficos para hacerlo. También suelen distribuir otros productos, como juguetes, accesorios y ropa para otra clientela.

Ejemplos:

  • Alliance/AMPED
  • Digital

La distribución digital es el proceso por el cual la música se sube a las plataformas de los proveedores de servicios digitales (Digital Service Providers o DSP, por sus siglas en inglés) como Spotify, Apple Music, Pandora y otros. Los distribuidores son el enlace entre los titulares de los derechos (artistas o sellos y editores musicales)y los servicios de música en línea.

A raíz de la revolución de internet de los años 90, empezaron a surgir muchas empresas independientes centradas en la distribución e, inevitablemente, se convertirían también en distribuidoras digitales. Por ejemplo, cuando se fundó en 1997, CDBaby (haciendo honor a su nombre) se centró en la venta de productos físicos como los CD. Actuaba como intermediario entre los minoristas y los artistas en lugar de las disqueras.

Sin embargo, ahora que la transmisión digital se ha convertido en el principal modo de consumo de música, CDBaby y otras muchas empresas de distribución independientes han cambiado sus modelos de negocio y ahora se centran en facilitar la distribución de música digital.

Los DSP prefieren ciertos canales a través de los cuales reciben música para sus plataformas.

En su mayoría, estos servicios en línea no aceptan cualquier envío de un individuo al azar (una notable excepción a esta regla es SoundCloud). Ahí es donde entran en juego empresas como CDBaby.

Se encargan de hacer llegar al DSP tanto los datos reales del archivo de la canción (por ejemplo, el archivo MP3 o WAV) como los metadatos asociados (título, artista, código ISRC, etc.) del creador. Aquí tienes los enlaces a los distribuidores independientes preferidos de Apple (link required) y Spotify (link required).

Muchas empresas centradas en internet ofrecen servicios adicionales a la distribución, y a menudo cobran una prima por ellos. Por ejemplo, algunas pueden encargarse también del marketing y la promoción, de los derechos de edición y/o de las oportunidades de licencia de sincronización.

El Proceso

Inscripción

Registrarse en la mayoría de los distribuidores independientes al por mayor en línea es gratuito. Esto implica la firma de un acuerdo y es importante leerlo detenidamente.

Las empresas de distribución como AWAL y Stem (a diferencia de las empresas de venta al por mayor como CDBaby) tienen formularios de inscripción, y las empresas especializadas, como ya se ha dicho, son sólo por invitación.

Entrega de Canciones

Después de registrarse, es probable que haya un portal para subir el archivo de la canción y los metadatos que la acompañan, como la carátula del álbum y la información sobre la propiedad. Es importante tener esta información organizada de antemano para agilizar el proceso y dar a la plataforma todos los detalles sobre la obra.

Distribución

A continuación, el distribuidor agrupa el contenido en un paquete de venta y lo entrega a todos los DSP con los que tiene un acuerdo. Los distribuidores en línea a gran escala han desarrollado un software propio para automatizar este proceso.

A menudo hay una cuota de entrega asociada a la subida de contenidos a un determinado DSP, que se contabiliza en la cuota o comisión que el distribuidor cobra al artista.

Pago

El distribuidor recibe las regalías de las transmisiones digitals o ventas de la(s) canción(es) del artista en los diferentes DSP. A continuación, emite estados financieros, junto con el pago, a cada uno de los diferentes artistas o sellos que representan al artista.

Dependiendo del acuerdo y/o de si hubo algún pago por adelantado, el distribuidor pasará todas las regalías generadas o tomará una comisión de las regalías antes del pago.

Aspectos a Considerar

Dado que hay cientos de distribuidores diferentes, es importante considerar una amplia gama de factores a la hora de decidir qué servicio utilizar. Es importante destacar que estas cifras son actuales en el momento de la edición de esta guía en diciembre de 2018, y siempre están sujetas a cambios.

Costo, Comisión y Cuotas

En la mayoría de los casos, es gratuito crear una cuenta con un distribuidor en línea o una empresa de distribución masiva. Pero la distribución de música requiere un pago. CD Baby, por ejemplo, cobra $9.95 dólares por distribuir un sencillo y $49 dólares por distribuir un álbum completo, y se lleva una comisión del 9% de todas las regalías obtenidas.

Otros, como Distrokid, simplemente cobran una cuota anual. No hay ningún costo por subir la música y no hay comisión; el usuario paga $19.99 dólares al año. Las opciones más rentables dependen de la estrategia de lanzamiento del artista y de la cantidad de dinero en regalías que se prevea ganar con la canción o el álbum.

Otros ejemplos:

  • MondoTunes: 10% de comisión, $39.99 dólares al año para distribución ilimitada
  • OneRPM: 15% de comisión, sin cuota de distribución
  • Stem: 5% de comisión

Cantidad de Puntos de Venta

La mayoría de los distribuidores masivos suministran música a más de 100 proveedores de servicios digitales, pero algunos no lo hacen. Mientras que las plataformas de transmisión digital más conocidas representan la gran mayoría del total de transmisiones digitales, un artista que quiera distribuir a un DSP más especializado, como Beatport, querrá tomar nota de los diferentes puntos de venta a los que un determinado distribuidor suministra música.

Ejemplos:

  • AWAL: más de 200
  • OneRPM: 31
  • Vástago: 12

Sistema de Pagos

Es importante saber cuándo el distribuidor envía los pagos de regalías. La mayoría de las empresas tienen umbrales que los pagos de regalías deben alcanzar antes de que una obra pueda recibir algún pago. Stem, por ejemplo, tiene un umbral de pago de $50 dólares, mientras que CDBaby y Tunecore no tienen ninguno.

Ejemplos:

  • CDBaby: semanal
  • DistroKid: retiro
  • Stem: el 15 de cada mes
  • ReverbNation: anual

Transparencia en los Pagos

Algunos distribuidores son más conocidos por sus interfaces para artistas, fáciles de usar, que permiten a los clientes hacer un seguimiento en tiempo real de sus cifras de regalías.

Comercialización y sincronización

Por un precio premium o por pertenecer a un nivel "Pro", las plataformas de distribución en línea ofrecen a veces servicios de comercialización y promoción. Otras veces, sin embargo, las empresas de distribución deciden de forma subjetiva a quién se le ofrecen estos servicios premium.

Los servicios ofrecidos pueden incluir la presentación a los curadores de las listas de reproducción de Spotify y a los supervisores de música para la colocación de sincronización, las asociaciones de comercialización y las campañas de comercialización digital.

Monetización de Publicidad

Es el proceso que permite a los titulares de los derechos recaudar una parte del dinero de la publicidad siempre que sus canciones se reproduzcan en línea. Los distribuidores pueden ayudar en este proceso entregando el audio y los metadatos a las plataformas en línea, y gestionando los reclamos sobre las obras del artista que van acompañadas de anuncios.

YouTube

Si el artista ha publicado un vídeo musical oficial (o cualquier otro tipo de contenido) en su canal, optar por la monetización de YouTube permite al artista cobrar una parte del dinero que YouTube obtiene de los anuncios que aparecen con el vídeo. Para monetizar los vídeos del propio canal del artista, hay que tener más de 1,000 suscriptores y 4,000 horas de visualización agregadas.

Los artistas también pueden utilizar el sistema Content ID de YouTube para monetizar los ingresos por publicidad cuando sus obras se utilizan en contenidos generados por el usuario (User Generated Content o UGC, por sus siglas en inglés).

Para ello, el artista debe demostrar que es el propietario válido de los derechos de autor en cuestión. Algunas empresas de distribución tienen acuerdos de colaboración con YouTube, lo que permite a los clientes monetizar automáticamente los CGU cuando firman con el distribuidor. Este servicio suele tener una tarifa.

Facebook e Instagram

Facebook, que también es propietaria de la plataforma Instagram, ha introducido recientemente una función que identifica cuando aparecen contenidos musicales protegidos por derechos de autor en las publicaciones de los usuarios, pagando posteriormente al titular de los derechos unas regalías a cambio. Con la mayoría de los distribuidores, el artista puede simplemente optar por esta función.

Los pagos que hace Facebook a los distribuidores y titulares de derechos difieren entre las plataformas de distribución, los sellos discográficos y las editoriales.

Cada compañía musical tiene un acuerdo diferente con Facebook, cuyas condiciones no están disponibles públicamente.

Inicialmente, Facebook pagó una suma global a cada empresa, que debía durar dos años. Después de este periodo, Facebook proporcionará informes de uso a las empresas y basará los pagos de regalías en esas cifras.

Mientras tanto, la mayoría de las distribuidoras han adoptado un sistema de prorrateo (proporcional) para los pagos de Facebook a los artistas.

Es importante destacar que hay varios derechos de autor implicados en los pagos de monetización de Facebook. Hay un proceso completamente diferente para recibir los pagos por las composiciones, que son propiedad de los compositores y editores musicales. Como se trata de una nueva fuente de ingresos, la forma en que se ajusta a las estructuras de licencias existentes puede resultar confusa.

CD Baby, por ejemplo, considera a Facebook como un socio de sincronización, porque las obras se utilizan principalmente en el contenido audiovisual de la plataforma. Lo importante es saber que la monetización en Facebook de las grabaciones sonoras es completamente independiente de otras licencias, como las de ejecución (link required) y las mecánicas.

Ejemplos:

Tunecore: cuota única de $10 dólares, 20% de comisión por monetización de UGC en YouTube

CD Baby: Gratis para optar por la monetización en Facebook; la tasa de pago no está disponible públicamente

Edición

Algunos distribuidores masivos también ofrecen servicios que permiten a los músicos que se inscriben gestionar los derechos de sus composiciones.

Esta situación es aplicable al músico que es a la vez autor de la canción e intérprete en la grabación que se distribuye. La mayoría cobra tarifas premium por estos servicios.

Reparto de Regalías

Sólo unos pocos distribuidores en línea tienen una función que permite a los artistas asignar porcentajes de regalías a otras personas, como productores y artistas de fondo. Se trata de una herramienta muy útil, ya que evita que el artista tenga que hacerlo manualmente cada vez que recibe un pago.

Terminación

Cuando un artista entrega su música a un distribuidor, otorga una licencia a esa empresa para que distribuya su material protegido por derechos de autor. Aunque la mayoría permite a los músicos distribuir otras obras con otros distribuidores, una grabación específica sólo puede distribuirse con uno a la vez.

Un factor importante en el contrato es si el artista puede renunciar al servicio en cualquier momento, o si hay un plazo específico hasta que termine el acuerdo.

Nota: Muchas de las cifras de los ejemplos anteriores están tomadas de una plantilla extensa creada por el bloguero musical Ari Herstand que tiene información para más distribuidores, así como más aspectos a tener en cuenta.

Físicos

Aunque las ventas de discos físicos no han dejado de disminuir desde la década de 1990, siguen representando alrededor del 30% de los ingresos de la música grabada. La popularidad de los discos de vinilo ha resurgido en los últimos años, lo que indica que los discos físicos no serán erradicados por el streaming a corto plazo.

La distribución física sigue siendo una pieza del rompecabezas para el artista promedio que se gana la vida con la música.

Los distribuidores físicos son esencialmente intermediarios mayoristas entre los sellos discográficos/artistas y los puntos de venta al por menor, como las tiendas de discos y tiendas departamentales. Estas empresas pueden variar de tipo; algunas se especializan en la venta de música y entretenimiento y otras entregan una gran cantidad de productos a los minoristas.

La mayoría de los sellos discográficos y distribuidores independientes tienen acuerdos con los mayoristas, lo que les permite almacenar sus discos físicos en tiendas de todo el país y del mundo. Por ejemplo, el distribuidor mayorista Alliance Entertainment distribuyó el 48% de todos los discos de vinilo en el año 2015 (una cuota de mercado considerable, como mínimo).

Sin embargo, en este momento, probablemente sería difícil encontrar una empresa de distribución musical que solo se dedique a la distribución física.

Distribuidores al por mayor como CDBaby y Tunecore también ofrecen servicios que permiten a los artistas distribuir sus discos físicos a las tiendas.

En estos casos, lo más probable es que las compañías musicales tengan acuerdos con otras empresas mayoristas dedicadas específicamente al producto físico. Por ejemplo, CD Baby tiene un acuerdo con Alliance distribution, que da a los artistas la oportunidad de llevar sus discos a más de 15,000 puntos de venta en todo el mundo. Además, la plataforma Bandcamp permite a los artistas crear una tienda online de discos físicos.

Distribución de los Sellos Discográficos

Mientras que los recursos de distribución física solían ser piezas fundamentales del valor que los sellos discográficos ofrecían a los artistas de sus listas, esto ha cambiado desde entonces. Dado que la música se consume sobre todo en línea, y que conseguir música en línea requiere mucho menos esfuerzo y tiempo, el valor que los sellos discográficos ofrecen hoy en día consiste principalmente en conexiones de distribución digital y una amplia comercialización y promoción para sus artistas. No obstante, las grandes disqueras y las independientes siguen teniendo redes de distribución de discos físicos.

Es posible llegar a un acuerdo con un sello discográfico únicamente por los derechos de distribución.

Tanto si el acuerdo es específico para la distribución como si se trata de un acuerdo estándar de licencia de uso maestro, la tasa de regalías del artista se ve afectada por el proceso de distribución.

Otros factores que entran en juego en el acuerdo discográfico son el plazo y el territorio, es decir, durante cuánto tiempo y dónde se distribuye el disco.

Metadatos de la Grabación Sonora

Un componente importante a la hora de hacer llegar la música al mundo para que la gente la escuche y gaste dinero son los metadatos que acompañan a una canción: la información específica que ayuda a identificar un producto. A continuación se presenta una lista de elementos de datos importantes que deben acompañar a la entrega de una grabación a un minorista o DSP.

  • Código Universal de Producto (Universal Product Code UPC, por sus siglas en inglés)

    • Un código de barras de 12 dígitos. La mayoría de los distribuidores y sellos lo asignan automáticamente a sus artistas.
  • Código Estándar de Grabación Internacional (International Standard Recording Code o ISRC, por sus siglas en inglés)

    • Código de 12 dígitos que se asigna a cada grabación sonora única que se comercializa. La mayoría de los sellos discográficos y distribuidores los obtienen para sus clientes, pero no es un hecho que lo hagan. Para más información, consulta nuestra guía (link required) sobre el ISRC.
  • Título de la canción o del álbum

  • Artista(s)

  • Productor(es)

  • Escritor(es)

  • Ingeniero(s)

  • Información del sello discográfico (nombre, dirección, teléfono, contactos de correo electrónico, etc.)

  • Fecha de venta (fecha de lanzamiento al público)

  • Formato (álbum, EP, single, etc.)

  • Frecuencia de muestreo y profundidad de bits del archivo de audio

  • Género (son diferentes para los distintos DSP)

  • Antecedentes (historia del artista, información sobre el lanzamiento, etc.)

  • Impulsores de la comercialización (anuncios en la prensa, listas de reproducción y anuncios en la radio, calendario de conciertos y giras, etc.)

El Paisaje Cambiante

Dado que la forma de consumir música grabada está cambiando, la industria de la distribución también lo hace. El acto básico de distribuir música es mucho más sencillo hoy en día; puede ser tan fácil como enviar un correo electrónico con un archivo WAV adjunto, junto con los metadatos que lo acompañan.

Por ello, las empresas musicales están cambiando sus modelos de negocio para incluir la distribución en los servicios que ofrecen. Un ejemplo clave es Spotify, que está probando un método que permite a los creadores subir directamente al sitio. También está probando una función que permite a los artistas enviar sus propias canciones para colocarlas en listas de reproducción (lo que suele ser tarea de un sello o distribuidor). Spotify también ha ofrecido un "acceso preferente a la plataforma" a los artistas inscritos en la distribuidora Distrokid, otro avance interesante en este sector del negocio.

Fuentes

https://www.ifpi.org/downloads/GMR2018.pdf
https://blog.landr.com/everything-musicians-need-know-digital-music-distribution/
https://entertainment.howstuffworks.com/music-distributor1.htm
https://aristake.com/post/cd-baby-tunecore-ditto-mondotunes-zimbalam-or
https://aristake.com/posts/images/Distro-comparison-sept-2018 (1).jpg
https://www.bbvaopenmind.com/en/articles/the-music-industry-in-an-age-of-digital-distribution/
https://heroic.academy/indie-musicians-guide-to-digital-distribution/
https://diymusician.cdbaby.com/music-distribution/music-distribution-every-artist-needs-know/
https://www.sonymusic.com/sonymusic/sony-music-entertainment-announces-digital-distribution-agreement-with-wind-up-records/
https://www.digitalmusicnews.com/2018/10/18/digital-distributors-freaking-out-spotify-distrokid/
https://artists.spotify.com/blog/now-in-beta-upload-your-music-in-spotify-for-artists
https://artists.spotify.com/blog/share-new-music-for-playlist-consideration
https://www.forbes.com/sites/ogdenpayne/2016/09/26/empire-the-digital-distribution-company-that-turned-music-streaming-pennies-into-profit/#8b028d93ead6
https://entertainment.howstuffworks.com/music-distributor.htm
https://www.thebalancecareers.com/music-distribution-defined-2460499
http://www.hypebot.com/hypebot/2018/03/music-distribution-in-the-age-of-smartphones.html
https://support.tunecore.com/hc/en-us/articles/115006499567-Can-I-get-my-TuneCore-UPC-ISRC-before-I-upload-Can-I-use-my-own-UPC-ISRC-Code-
https://www.usisrc.org/about/obtaining_code.html
https://www.aent.com/selection/vinyl-records
http://simpsons.com.au/wp-content/uploads/Music-Business-Chapter-21-Record-Distribution-Deals.pdf
https://www.awal.com/blog/content-id-how-artists-make-money-on-youtube

**Compuesta por **

Luke Evans, Mamie Davis, Jacob Wunderlich, Rene Merideth, Jeff Cvetkovski y Aaron Davis. Traducción: Ana Berberana, Maria Lozano, Rafa Cazares.

¿Quieres utilizar esta guía para algo más que una lectura personal? Buenas noticias: puedes hacerlo, siempre que su uso no sea comercial y des crédito a Exploration.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.