¿Por Qué Escribimos Esta Guía?

Los contratos son las herramientas principales que utilizan las empresas de la industria musical para establecer relaciones comerciales entre sí. Por ello, es importante que tanto los músicos como los empresarios tengan una idea general de su funcionamiento.

Por lo tanto, el propósito de esta guía es proporcionar una reseña básica de los conceptos más importantes del derecho contractual; así como ofrecer una imagen detallada de los tipos de acuerdos y cláusulas más relevantes en la industria musical.

Exención de responsabilidad: Esta guía es de uso meramente informativo y no debe interpretarse como asesoramiento legal. Consulte a un abogado especializado en entretenimiento para obtener asesoramiento sobre cuestiones contractuales.

¿A quién va dirigida esta guía?

  • Músicos o personas interesada en el negocio de la música
  • Personas que hagan negocios en la industria musical

Contenido

Fundamentos del derecho contractual
Contratos específicos de la música
Cláusulas importantes de los contratos musicales

Fundamentos del Derecho Contractual

Oferta + Aceptación + Contraprestación + (Legalidad + Capacidad) = Contrato válido

Hay varias condiciones que deben cumplirse para que contrato válido exista. A continuación, hemos desglosado cinco de estas condiciones.

Como siempre, habrá leyes diferentes en cada país , o específicas de un sector, que podrían afectar la validez de un contrato. Siempre debes consultar a tu abogado sobre la validez de un acuerdo específico.

1. Oferta

Es la promesa de hacer (o no hacer) algo a cambio de otra cosa. Es importante que la oferta se haga con la intención de que el contrato sea un acuerdo vinculante si llegara a ser firmado. Por ejemplo, los sellos discográficos pueden ofrecer a un artista un contrato que contenga las siguientes características:

  • Grabar un determinado número de sencillos o álbumes
  • Pagarle un anticipo a cambio de las grabaciones
  • Pagar una regalía por las ventas
  • Conducir marketing y promoción de las grabaciones

2. Aceptación

La aceptación de una oferta puede hacerse de varias maneras. Solo se necesita una acción concreta para la aceptación consciente que lo haga válido. Por ejemplo:

  • Asintiendo, con intención, de hacerlo
  • Con las firmas
  • Las afirmaciones verbales
  • Los apretones de manos.

Sin embargo, lo más prudente suele ser que cualquier acuerdo formal se formalice por escrito.

Nota: Las cadenas de correo electrónico pueden ser ofertas y aceptaciones de acuerdos legalmente vinculantes.

3. Consideración

Lo que cada parte pone sobre la mesa en un acuerdo debe ser algo de valor; a esta parte se le llama consideración. Puede ser dinero o la simple promesa de hacer (o no hacer) algo.

Por ejemplo, un propietario de una vivienda puede contratar a un paisajista para que corte el césped, una vez al mes, a cambio de una suma de dinero. Por el contrario, un programador de una empresa tecnológica podría firmar un contrato de no competencia con su empleador, comprometiéndose a no marcharse a trabajar para un competidor por un plazo determinado.

4. Legalidad

Los términos del acuerdo deben estar dentro del ámbito de la ley. Por ejemplo, las partes que acuerdan el contrabando de drogas ilegales, en todo el país, no tienen un acuerdo válido entre sí. Si una de las partes incumpliera los términos establecidos, la otra parte no tendría ningún recurso legal. Nunca se formaría un contrato válido.

5. Capacidad

Las partes del acuerdo deben tener capacidad para celebrarlo.

Por ejemplo:

Contratos con menores de un menor de 18 o 21 años (dependiendo de las leyes que rijan el contrato) pueden ser anulados
Al igual que contratos con alguien que está ebrio, la ley considera que un menor no puede llegar a un acuerdo legal racional.

Estos ejemplos ilustran la idea de la capacidad y cómo los contratos podrían ser anulables en determinadas circunstancias.

Unilateral vs. Bilateral

Existen dos tipos de contratos: unilaterales y bilaterales.
Los contratos bilaterales son probablemente los más conocidos: se trata de acuerdos celebrados por diferentes partes y que requieren algún tipo de cumplimiento por parte de ambas.

Un ejemplo de un contrato bilateral es el acuerdo de gestión personal entre un artista y un mánager. El artista cede al mánager un porcentaje de los ingresos y el mánager supervisa los asuntos comerciales del músico. Ambas partes realizan acciones para cumplir el acuerdo.

Los contratos unilaterales, requieren una promesa de una parte y una prestación de la otra.

Ejemplo de un contrato unilateral: hacer clic en una casilla para indicar que se han leído los términos y condiciones de un sitio web.

Interpretación

A veces los términos de un contrato pueden ser ambiguos. En general, los tribunales intentan descubrir la intención del acuerdo ateniéndose a lo que dice realmente el contrato Esto se llama el principio de las cuatro esquinas (llamado así por las cuatro esquinas de un papel).

Definiciones

Los contratos suelen interpretarse por sí mismos, con la menor atención posible a las pruebas externas. Por lo tanto, las definiciones detalladas, de los términos del acuerdo, son importantes.

Muchos contratos contienen una sección de "Definiciones", en la que se indica explícitamente qué significan las palabras importantes con respecto al acuerdo. Otras veces, los términos se definen simplemente dentro del texto, o se dejan sin definir. Es importante tener en cuenta las definiciones concretas o las ambigüedades de cualquier contrato.

Incumplimiento

Cuando una parte no cumple todas las promesas hechas en un acuerdo, se produce un incumplimiento de contrato. Los tribunales pueden encontrar pruebas de incumplimientos parciales o totales, dependiendo de las circunstancias y los términos del contrato.

Poder Legal

El poder legal otorga a una parte el derecho a firmar documentos en nombre de otra parte. Es habitual que los músicos otorguen poderes a sus managers personales y a las disqueras.

Contratos Específicos Para la Música

Contrato Discográfico

Un artista cede y transfiere la propiedad de los derechos de autor de su(s) grabación(es) sonoras a un sello discográfico, a cambio de un anticipo recuperable de sus regalías futuras. El sello discográfico se compromete a comercializar, promocionar y conceder licencias, para las grabaciones, a los usuarios de la música, como son los servicios de transmisión digital y los consumidores.

Acuerdo de Edición

Un compositor cede y transfiere la propiedad de los derechos de autor, de sus composición, en su totalidad o parcialmente, a un editor musical a cambio de un anticipo. La editora se compromete a colocar y a conceder licencias de sus composiciones a terceros.

Contrato de Distribución

Un artista independiente cede a una empresa el derecho a distribuir sus grabaciones sonoras protegidas por derechos de autor durante un tiempo determinado. La empresa suele quedarse con un porcentaje de las regalías que ganan la(s) canción(es). El artista conserva la propiedad de sus grabaciones.

Acuerdo de administración editorial

Una editora se compromete a gestionar el trabajo administrativo necesario para licenciar y/o recaudar regalías por una o un conjunto de obras protegidas por derechos de autor durante un tiempo determinado. El licenciante conserva la propiedad de sus derechos de autor.

Acuerdo 360

Un acuerdo 360, entre una disquera y un artista, se refiere a los esfuerzos de la disquera para obtener una participación en todos los demás derechos y flujos de ingresos relacionados con el artista, además de los derechos de grabación exclusivos.

  • Derechos adicionales de un acuerdo 360 pueden incluir derechos de nombre y semejanza
  • Los derechos de gira
  • Los derechos de edición musical de las composiciones escritas por el artista
  • Los derechos a la venta de mercancía

Cada vez son más las empresas que empezaron como entidades estrictamente editoriales o de gestión y que ahora se inclinan por un enfoque 360 en el intento de convertirse en una ventanilla única para los músicos.

Contrato de Productor

El contrato de productor suele ser entre un productor y un artista, aunque a veces puede formarse entre una disquera y un productor. La remuneración al productor puede incluir entre el 1 y el 6% de las regalías del artista de los ingresos netos de la disquera.

Las responsabilidades del productor se detallan en el contrato. Entre otras cosas incluyen:

  • Asistir al artista en el estudio
  • Contratar los músicos
  • Crear arreglos musicales
  • Hacer que el disco sea lo más comercial posible

Acuerdo de Colaboración Autoral (Split Sheet)

A menudo, los compositores componen canciones en colaboración con otros autores. Si no existe un acuerdo formal por escrito, la ley asume la propiedad al 50/50 cuando hay dos compositores. Los porcentajes que no se reparten equitativamente entre todos los compositores deben ser registrados por escrito para que la ley los reconozca como tal.

Licencia de Uso de Máster

Una licencia de uso de máster permite al licenciatario utilizar una grabación de sonido con derechos de autor en un nuevo proyecto. Tipos de proyectos en los que los licenciatarios pretenden utilizar las grabaciones incluyen:

  • Para sincronizaciones como en películas, y series o programas de televisión
  • Musica de fondo en un juego de video
  • Como maqueta en una nueva grabación de audio
  • Cajas de música o artículos novedosos
  • Para su distribución

La licencia de uso de máster sólo incluye los derechos sobre la grabación de sonido. Los derechos de autor sobre la composición incorporada a la grabación tiene que ser licenciados por separado.

Licencia Mecánica

Según la Agencia Harry Fox, una licencia mecánica concede al usuario los derechos de de reproducción y distribución de composiciones musicales protegidas por derechos de autor en las siguientes configuraciones:

  • CD
  • Discos
  • Cintas
  • Tonos de llamada
  • Descargas digitales permanentes (DDP)
  • Transmisiones interactivas
  • Otras configuraciones digitales que admiten diversos modelos de negocio

La licencia mecánica establece que, los licenciatarios paguen una tasa legal al propietario de los derechos de autor, por cada reproducción.

Licencia de Sincronización

Una licencia de sincronización es el proceso legal por el cual las productoras de obras audiovisuales pueden utilizar música externa en sus producciones. Las productoras de cine, por ejemplo, solicitan a los dueños de los derechos de autor de una grabación sonora, y a los dueños de la composición, subyacente para poder utilizar la obra en sincronización con su proyecto.

La sincronización ("sync", para abreviar) se refiere a la interpolación de una obra musical con una obra visual. Las syncs se otorgan para películas, programas de televisión, anuncios o publicidad, videojuegos o cualquier otro uso similar.

Licencia de Ejecución

Acuerdo entre una sociedad de derechos de ejecución pública (PRO, por sus siglas en inglés) y un usuario de música. La PRO otorga al licenciatario una licencia para todo su repertorio permitiendo al licenciatario interpretar públicamente las composiciones a cambio de un pago. Puedes encontrar más información en nuestra guía sobre licencias de ejecución aquí.

Afiliación a una PRO

Este es el acuerdo que el compositor firma cuando se convierte en socio de una PRO. El acuerdo tiene una duración determinada y es exclusivo, lo que significa que el compositor no puede firmar con más de una PRO a la vez.

Acuerdo de Contratación o Presentación

Acuerdo suscrito entre un promotor de conciertos, o un local, y un artista o el agente de éste. El agente del artista suele tener un poder legal, lo que significa que puede firmar el acuerdo que obliga al artista a actuar en el local en la fecha y hora especificadas.

Contrato de Mánager o Agente

Un artista firma un contrato con un mánager o agente para que le ayude en sus asuntos comerciales a cambio de un porcentaje (entre el 5% y el 20%) de los ingresos del artista procedentes de las ventas de discos, conciertos, y otras fuentes de ingresos.

Acuerdo de Comercialización

El artista firma un acuerdo con una empresa para producir una cantidad determinada de mercancía.

Trabajo Realizado por Encargo

Un trabajo realizado (o “Work-for-hire”) por encargo ocurre cuando la Parte A emplea a la Parte B para crear algo, pero la Parte A se convierte en el autor legal de la obra. Ante los ojos de la ley, la Parte B ya no tendrá ningún derecho moral o patrimonial sobre la obra.

Los trabajos por encargo son más comunes en el cine y la televisión, pero muchos acuerdos editoriales y artísticos pueden contener cláusulas de trabajo por encargo. Es importante que el músico tenga claro si un acuerdo es de trabajo por encargo antes de firmarlo. La firma de uno de estos acuerdos otorga al empleador la propiedad completa de las obras sujetas a él.

Cláusulas Importantes en los Contratos Musicales

Plazo y Duración

El plazo de un contrato es la cantidad de tiempo que dura el acuerdo. Por ejemplo, un acuerdo de composición exclusiva, con una editora musical, podría ser de un año con la opción de prorrogar durante varios años más. Mientras que un acuerdo discográfico podría estar redactado en términos de ciclos de álbumes.

La duración es el tiempo por el cual una entidad adquiere los derechos sobre una obra. Por ejemplo, durante el plazo de un acuerdo una editora puede adquirir los derechos por un tiempo limitado (de tres a 15 años), o por el tiempo que la obra esté protegida por derechos de autor (en USA, 70 años después de la muerte del autor).

Es importante tener en cuenta que el plazo y la duración son vinculantes, y deben cumplirse estrictamente. Surgen conflictos legales cuando las partes pretenden ceder los derechos de sus obras a otras entidades antes de que finalice el plazo o la duración del acuerdo actual.

Exclusividad

La cláusula de exclusividad impide que una parte de un acuerdo cumpla la misma promesa o una similar a una entidad externa. Por ejemplo, los acuerdos discográficos, editoriales, de distribución y de PRO son todos exclusivos porque implican la concesión de derechos exclusivos. Las empresas estipulan que, durante la duración del acuerdo, son las únicas entidades autorizadas a explotar los derechos que les haya concedido el músico en el contrato.

Territorio

El territorio de un contrato se refiere a las jurisdicciones legales en las que las disposiciones del contrato pueden ser aplicables. En el caso de los acuerdos de licencias, el territorio puede aplicarse a zonas geográficas en las que se concederá la licencia.

Un cantautor puede tener un acuerdo editorial que cubra todo el mundo menos E.E.U.U., y él mismo hacer la administración en Estados Unidos.

Otro ejemplo es el de derechos conexos. Un artista puede pertenecer a Soundexchange, para que represente sus obras en E.E.U.U., y trabajar con otra entidad que lo represente en el resto del mundo.

Concesión de Derechos

En cualquier acuerdo de licencia (grabación, mecánica, ejecución,sincronización, etc.), la cláusula de concesión de derechos permite al licenciatario utilizar una obra protegida por derechos de autor de alguna manera. Según la ley de derechos de autor, cualquiera de los seis derechos exclusivos de una obra protegida por derechos de autor puede poseerse y licenciarse por separado. Por ejemplo, una PRO puede tener el derecho exclusivo de interpretar una obra, mientras que un distribuidor puede tener el derecho exclusivo de distribuirla.

La concesión de derechos por licencias es diferente a la transferencia de la propiedad de derecho de autor. Una cesión o transferencia de derechos de autor implica que el autor traspasa por contrato la propiedad (y todos los derechos exclusivos que conlleva) a una entidad. Dicha cesión de derechos de autor tiene una duración perpetua.

Un abogado podrá aconsejarte sobre cualquier cláusula que detalle la concesión o licencia de los derechos de autor.

Derechos de Rescisión

La Ley de Derechos de Autor de 1976, de Estados Unidos, permite a los autores, de obras protegidas por derechos de autor, a finalizar cualquier acuerdo de cesión de derechos para que se les devuelvan sus obras después de 35 años.

Sin embargo, el derecho de rescisión está sujeto a muchas condiciones y debe notificarse con suficiente antelación, un abogado es necesario para entablar este proceso. Puedes encontrar más información aquí, en el sitio web de la Oficina de Derechos de Autor.

Anticipo

Tanto los sellos discográficos como los editores suelen dar a los músicos que contratan una suma de dinero antes de que el músico cree cualquier obra aprovechable. Ese dinero es para que el músico pueda pagar sus cuentas mientras crea las obras para la empresa. Estas sumas de dinero se les llama “anticipos” ya que es un pre-pago de las regalías que generan tus futuras obras.

Los anticipos suelen estar sujetos a un sinfín de condiciones diferentes. Por lo anterior, es importante saber exactamente cuáles son esas condiciones antes de firmar.

Tasa de Regalías

La tasa de regalías de un artista es negociable, aunque está relativamente estandarizada en la industria. El porcentaje suele oscilar entre el 7% y el 25% del precio al distribuidor. Mientras que por licencias de grabaciones sonoras y sincronizaciones el artista puede recibir hasta un 50% de la tasa negociada entre la disquera y el usuario.

La tasa de regalías a un autor/compositor oscila entre el 50% y el 90% de lo que generen sus obras de todos los usos, exceptuando la ejecución pública.

Composición Controlada

La cláusula de composición controlada afecta a las regalías mecánicas que se pagan por una composición co-escrita por el artista que la graba. La cláusula de composición controlada en un contrato de grabación pone un límite a la cantidad que la disquera está obligada a pagar por las canciones en las que el artista es también el compositor. Cualquier exceso sobre el límite, que la disquera tenga que pagar, se le cobra al artista.

Sólo las partes que aceptan esta estipulación están sujetas a ella. Por ejemplo, si un artista-compositor es coautor de una canción, los demás compositores no estarán sujetos a la misma cláusula a menos que los coautores lo hayan acordado explícitamente.

Hombre Clave

Esta sección de un contrato da a una de las partes la posibilidad de rescindir del contrato si una persona crucial al equipo, u "hombre clave", deja de trabajar para la otra parte, se muere o queda deshabilitado. Ejemplos de un “hombre clave” puede ser el cantante principal de una banda o un ejecutivo en la disquera.

Cláusula de Naciones Más Favorecidas - CNMF (MFN, por sus siglas en inglés)

La CNMF en un contrato de la industria musical, especifica que una parte debe dar a la otra condiciones iguales o mejores que las que tiene con cualquier parte externa. Este tipo de cláusula se suele implementar en las licencias de sincronización ya que no existe una tasa fija.

Por ejemplo, el editor puede valorar un uso en $10K dólares mientras que la disquera lo puede valorar en $11K. Cuando el editor indica en su licencia que las condiciones están sujetas a la cláusula CNMF, el usuario tiene que pagar la tarifa más alta que acuerde con una de las dos partes.

Esta lista no está completa de las cláusulas en un contrato. Es un resumen de algunos de los componentes más comunes de los contratos musicales. Un abogado incluirá muchas más disposiciones auxiliares que pueden ser igualmente importantes dependiendo de la situación.

Fuentes

https://contracts.uslegal.com/
https://www.copyright.gov/title17/92chap2.html
https://www.imusiciandigital.com/en/the-most-important-contracts-in-the-music-industry/
https://www.copyright.gov/docs/203.html
https://www.amazon.com/Music-Money-Success-7th-Insiders/dp/1468314734

Compuesta por

Luke Evans, Mamie Davis, Jacob Wunderlich, Rene Merideth, Jeff Cvetkovski y Aaron Davis. Traducción: Ana Berberana, Maria Lozano, Rafa Cazares.

¿Quieres utilizar esta guía para algo más que una lectura personal? Buenas noticias: puedes hacerlo, siempre que su uso no sea comercial y des crédito a Exploration.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.

17 de mayo, 2021 en aprender, conceptos avanzados