Por Qué Escribimos Esta Guía

Álbumes, sencillos, LPs, EPs, mixtapes, recopilaciones: la industria musical utiliza toda una serie de clasificaciones para los lanzamientos comerciales. A medida que la tecnología evoluciona y se aleja de los soportes originales que les dieron nombre, las definiciones se han ido complicando.

No hay reglas ni pautas universales y definitivas para clasificar los lanzamientos. Sin embargo, si se adquiere una comprensión básica de la historia de los formatos de audio y los lanzamientos comerciales, se puede llegar a comprender el propósito de estos términos y categorías.

¿Para Quién Esta Guía?

  • Artistas y sus equipos que se preguntan cómo clasificar sus lanzamientos.

  • Personas interesadas en conocer la historia de los lanzamientos musicales

Contenido

Álbum estándar
Reproducción extendida
Compilación
Sencillo
Mixtape
Mezcla de DJ
Disco Pirata
Álbum en vivo
Banda sonora
Promoción
Grabaciones de reparto
Álbum a Beneficencia
Álbum conceptual
Álbum de portada
Álbum de Demo
Exploito
Remix
Split
Muestrario

Álbum estándar

(Larga Duración o LP, por sus siglas en inglés)

Antes de la creación de los discos de 12 pulgadas y 33 ½ revoluciones por minuto (rpm), con capacidad para 46 minutos de reproducción, la escasa duración de los discos limitaba a los usuarios (y a los artistas) a unos pocos minutos de escucha. Para vender colecciones de canciones o grabaciones más largas, los fabricantes colocaban varios discos dentro del lomo de un libro, de forma parecida a un álbum de fotografías. El parecido hizo que las colecciones de canciones se conocieran como "álbumes". Cuando el formato LP se apoderó del mercado musical y los discos individuales sustituyeron a los libros de discos pequeños, el nombre "álbum" se mantuvo.

Según Wired (link required), el LP fue introducido por primera vez por Columbia Records el 21 de junio de 1948. En el momento del anuncio del nuevo producto de Columbia, los discos de 78 rpm, 10 o 12 pulgadas eran el formato más popular, y los discos "sencillos" de 45 rpm eran los segundos más populares. Los 45 fueron discos de 10 pulgadas introducidos un año después del LP.

En 1958, los discos LP representaban casi una cuarta parte de las ventas de unidades estadounidenses y casi el 60% de las ventas nacionales en dólares. Los LP fueron el formato más popular de consumo de audio doméstico hasta que la calidad de audio de las cintas de casete aumentó drásticamente gracias a los avances tecnológicos de la década de 1970. En 1983, las cintas de casete superaron a los discos de vinilo en ventas totales.

Las innovaciones en la tecnología digital han creado nuevos medios de consumo desde entonces. Sin embargo, la mayoría de las colecciones de música editadas públicamente siguen denominándose simplemente "álbumes", independientemente del formato en el que se hayan grabado. A pesar de la enorme cantidad de tiempo de reproducción potencial que ofrecen las plataformas modernas, como los archivos MP3 y el disco compacto (CD), las limitaciones del disco original en formato LP siguen siendo una norma no escrita en la definición de los álbumes actuales.

No existen normas universales sobre lo que constituye un álbum, y el requisito de duración de un álbum es a menudo objeto de debate. Lo que se considera un álbum estándar no se ha alejado mucho de la duración original de los discos LP: unos 45 minutos. En un artículo de Medium (link required) en el que se habla del tema, Paul Cantor sostiene que la duración ideal es de 45 a 60 minutos.

"En parte, esto se debe a cuestiones de burocracia de la industria musical: contratos que establecen que las compañías discográficas sólo pagarán las regalías mecánicas por, digamos, 10 o 12 canciones. Es diferente para cada artista porque todos los contratos son distintos, pero en su mayoría un álbum sigue teniendo la misma duración que en los tiempos del CD", explica Cantor.

Cantor resume perfectamente las influencias históricas que hay detrás de las pautas actuales (no expresadas) sobre lo que constituye un álbum. Las tecnologías anteriores y las cláusulas de composición controlada han prevalecido para que un álbum estándar tenga normalmente entre 10 y 12 canciones. Sin embargo, cualquier colección de grabaciones maestras (link required) publicadas por un artista bajo un mismo título como obra singular puede considerarse un álbum.

Reproducción extendida

Cuatro años después de que Columbia lanzara el LP, RCA Victor lanzó el Extended Play (Reproducción Extendida o EP, por sus siglas en inglés). Estos discos de 45 rpm y 7 pulgadas tenían surcos más estrechos que optimizaban el audio para una duración de 7.5 minutos por cara. Normalmente, los discos de vinilo EP tenían entre cinco y nueve canciones, es decir, más que un sencillo y menos que un LP.

En las décadas siguientes, el formato sufrió pequeños cambios, como la introducción del EP de 12 pulgadas. Sin embargo, la mayoría de las cualidades originales siguen siendo las mismas a pesar de la evolución de la tecnología musical. En la actualidad, los EP se consideran generalmente el punto intermedio entre un álbum estándar y un sencillo, tanto por su costo como por su duración.

Recopilación

Un recopilatorio suele ser una colección de grabaciones que se han publicado previamente. A menudo, las recopilaciones se basan en un tema o categoría. Por ejemplo, las colecciones de las canciones más vendidas de un artista suelen publicarse en un recopilatorio "Lo mejor de" o "Grandes éxitos" y las menos conocidas en "Colecciones de lados B". Las recopilaciones también pueden estar compuestas por canciones de varios artistas: los recopilatorios de días festivos son un buen ejemplo de ello.

Sencillo

Un sencillo es el lanzamiento más corto en tiempo de reproducción. Suelen tener entre una y tres canciones. En 1910, no mucho después de que se empezara a grabar el audio, el disco de 10 pulgadas y 78 rpm se estableció como el formato de audio más común. Estos discos sólo podían contener tres minutos de audio. Esta inevitable restricción hizo que la industria musical creara dentro de ciertos parámetros. El formato de 10 pulgadas siguió siendo un estándar de la industria hasta la década de 1960.

Hoy en día, se supone que una canción (especialmente las que se lanzan al mercado) dura entre dos y cinco minutos, y algunas se acercan a los ocho. Estos criterios informales surgieron de las restricciones tecnológicas que las primeras máquinas de grabación imponían a los artistas y compositores. La tecnología actual permite publicar incontables horas de audio con sólo pulsar un botón. Sin embargo, las canciones y los sencillos siguen teniendo casi la misma duración. iTunes acepta un máximo de tres canciones de 10 minutos cada una. Aunque no hay restricciones exactas sobre lo que constituye un sencillo, las canciones de menos de 10 minutos suelen considerarse sencillos.

Mixtape

La mixtape se creó a raíz de la introducción de los casetes compactos. Estos pequeños dispositivos revolucionaron el consumo de audio al permitir la grabación y reproducción rápida y portátil. Se hizo popular que los usuarios grabaran las canciones y los discos que poseían en cintas para crear una lista de canciones personal, similar a la forma en que funcionan hoy las listas de reproducción.

En los primeros tiempos del hip-hop, gran parte de la música se creaba en directo, con DJs que mezclaban pistas y añadían nuevos elementos mientras actuaban. Al grabar estas presentaciones en directo en mixtapes y distribuirlas, podían difundir su nombre y su música de una forma nueva. Hoy en día, algunos artistas siguen haciendo mixtapes. Chance the Rapper, por ejemplo, se refiere a algunos de sus lanzamientos como mixtapes.

Mezcla de DJ

Una mezcla de DJ suele ser un conjunto de varias canciones mezcladas de forma única por un DJ o productor. Este formato tiene su origen en el género EDM. Cuando un DJ publica un remix, normalmente lo hace bajo una licencia de uso maestro (link required) de los propietarios de la disquera (link required). Un DJ no debe intentar publicar una mezcla sin el permiso de uso maestro. Estos lanzamientos también están sujetos a licencias mecánicas (link required) de edición.

Disco Pirata

Los discos piratas son grabaciones que se publican sin la debida autorización. Se hicieron populares en los años 70, cuando también se popularizaron las grabadoras de casete. Los aficionados grababan los conciertos y luego vendían las cintas "piratas". Estas grabaciones son ilegales. Más recientemente, algunos álbumes son publicados como "piratas" por artistas de rap que no quieren entregar el disco específico a su disquera. Además, algunos sellos discográficos incluso llaman a un lanzamiento "pirata" dependiendo del género del artista y de su base de fans.

Álbum en Vivo

Los álbumes en directo se componen de presentaciones en vivo de un artista.

Banda Sonora

Una banda sonora es una colección de grabaciones utilizadas en una producción audiovisual como una película o una serie de televisión. Puede estar compuesta por canciones de una película o puede ser la partitura de una producción.

Promoción

Las copias promocionales de los discos se envían a la prensa y a otras personas u organizaciones seleccionadas con fines promocionales antes de la fecha de lanzamiento al público. A veces, estas copias difieren de la versión comercial.

Grabaciones de Reparto

Las grabaciones de reparto son grabaciones de audio de obras escénicas en directo creadas para captar la actuación de un reparto y una interpretación específicos del espectáculo. Estas grabaciones tienen un origen británico que se remonta a finales de la década de 1920.

Álbum a Beneficencia

Un álbum a beneficencia es una colección de grabaciones publicadas con el propósito de beneficiar a una causa caritativa. Muchos consideran que el "Bangla Desh" de George Harrison de 1971, publicado para ayudar en las labores de auxilio tras el ciclón Bhola de 1970 y la Guerra de Liberación de Bangladesh, fue el primer álbum benéfico.

Álbum Conceptual

Un álbum conceptual es una colección en la que "las canciones tienen un mayor propósito o significado en conjunto que individualmente". Normalmente, estos discos son temáticos. Los álbumes conceptuales se remontan a la década de 1940 con las Dust Bowl Ballads de Woody Guthrie. Un ejemplo más famoso es Seargent Pepper's Lonelyt Hearts Club Band de los Beatles.

Álbum de Covers

Un álbum de covers es un álbum compuesto por grabaciones de canciones previamente publicadas en el mercado por otro artista. A veces, se trata de un artista que versiona la obra de otro u otros, y otras veces son varios artistas.

Álbum de Demo

Los álbumes de demo se crean normalmente para el uso del músico. A menudo, se crean para que la obra tenga una forma fija y tangible para poder tener derechos de autor. Las bandas y los artistas también utilizan los demos como referencia de su trabajo. Los demos no están pensados para ser difundidos públicamente, pero pueden serlo si el artista o la disquera deciden hacerlo.

Exploito

Un exploito es un disco de covers diseñado para replicar a propósito la apariencia y el sonido del artista o artistas originales. Quienes crean estos discos esperan aprovecharse de quienes piensan que su disco es el original y lo compran por error. Suelen ser producciones de muy bajo presupuesto.

Remix

Un remix es una obra derivada de otra grabación, casi siempre una que se ha publicado previamente. El derecho a crear una obra derivada es uno de los seis derechos exclusivos concedidos a los titulares de derechos de autor. Por lo tanto, todas los remixes deben contar con una licencia antes de su publicación para evitar que se produzcan infracciones.

El audio se remezcla (se mezcla de forma diferente a la anterior) añadiendo, eliminando y alterando aspectos de la grabación sonora. Harry Nilsson fue uno de los primeros artistas en publicar un álbum de remixes. Tomó los masters de dos de sus primeros discos, Pandemonium Shadow Show y Aerial Ballet, y los remezcló, ajustó y grabó nuevas pistas vocales. El resultado fue el álbum de remixes de Nilsson de 1971, Aerial Pandemonium Ballet.

Dividido

Un disco dividido es un álbum que incluye canciones de varios artistas. El término tiene su origen en los discos de vinilo, que se dividían al 50%, con un artista en la cara A y otro en la cara B. Estos discos se siguen llamando así, a pesar de que la "división" ya no es tangible debido a las plataformas musicales digitales. Los álbumes divididos nunca han tenido mucho éxito comercial, ni suelen pretenderlo. Hoy en día, son más prominentes dentro de la escena musical independiente, principalmente en el rock pesado, indie o experimental.

Muestrario

Un muestrario es una recopilación de canciones de varios artistas bajo un mismo sello discográfico. El formato se introdujo en la década de 1960, cuando la mayoría de los artistas ganaban popularidad a través de las emisoras de radio que emitían sus sencillos. El objetivo de un muestrario era dar a conocer a los artistas que publicaban principalmente discos LP completos vendiendo un álbum más barato con muchos otros artistas.

Fuentes

https://www.huffingtonpost.com/entry/behind-the-music-the-resurgence-of-vinyl-records-interview_us_59c14dc1e4b0f96732cbc979
https://rateyourmusic.com/wiki/Music:Release+types
https://en.wikipedia.org/wiki/Category:Album_types
https://www.makeuseof.com/tag/the-evolution-of-music-consumption-how-we-got-here/
https://en.wikipedia.org/wiki/Aerial_Pandemonium_Ballet

Compuesta por

Mamie Davis, Jacob Wunderlich, Luke Evans, Rene Merideth, Jeff Cvetkovski y Aaron Davis. Traducción: Ana Berberana, Maria Lozano, Rafa Cazares.

¿Quieres utilizar esta guía para algo más que una lectura personal? Buenas noticias: puedes hacerlo, siempre que su uso no sea comercial y des crédito a Exploration.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License (link required).

12 de Enero, 2019 en aprende(link required), lo-básico (link required)