¿Por Qué Escribimos Esta Guía?

Esta guía sirve como recurso para que las partes interesadas conozcan mejor los derechos de impresión y su funcionamiento dentro de la industria musical. Las licencias de impresión y las regalías de estas licencias siguen siendo una forma importante de ingresos para las partes interesadas, a pesar de las nuevas tecnologías y las nuevas fuentes de ingresos. Según MusicSpoke, la industria de las partituras por sí sola tiene un valor de más de mil millones de dólares.

Mientras tanto, los sitios de letras en internet recaudan cantidades enormes de ingresos por publicidad. En la industria musical actual, es importante que los [compositores](/es/que-es-un-compositor/ (link required) y editores musicales se familiaricen con los derechos de impresión asociados a sus obras protegidas.

Contenido

¿Qué es la Música "Impresa"?
Antecedentes / Historia
¿Qué es un Derecho de Impresión?
¿Qué es una Licencia de Impresión?
Licencias de Impresión para el Escenario
Cómo Obtener una Licencia de Impresión
Regalías por Licencias de Impresión
Duración de la Licencia de Impresión
Derechos de Impresión Digital
Relaciones Esenciales
Fuentes

¿Qué es la Música "Impresa"?

Partituras

En la mayoría de los casos, los términos música "impresa" o "derechos de impresión" se utilizan en referencia a las partituras. Las partituras son la música impresa de una sola canción con notas, arreglos, letras, acordes y otras anotaciones utilizadas por los compositores para comunicar información sobre la pieza musical.

Cualquiera que haya tomado una clase formal de música probablemente pueda visualizar este tipo de música impresa: líneas horizontales bajo una serie de claves, puntos, compases y otros símbolos. Es el lenguaje que todo músico -desde un violinista sinfónico hasta un estudiante de primer año de piano- utiliza para "leer" música.

En el sentido más literal, las partituras permiten que la música se transfiera de músico a músico de la manera más eficiente posible.

Folios

Los folios son colecciones de partituras de varias canciones. Es un término que designa múltiples "hojas" de partituras. Un ejemplo sería un libro de partituras titulado Grandes Éxitos de Billy Joel que contiene varias canciones diferentes del artista en forma de partituras. Una colección de partituras impresas de canciones de diferentes artistas se denomina folio mixto.

Por otro lado, un folio de correspondencia es una colección de partituras impresas de un álbum en particular, es decir, el folio " corresponde" al álbum. Un folio de personaje es aquel que tiene la foto del intérprete. Utilizando el ejemplo anterior, Grandes Éxitos de Billy Joel se consideraría un folio de personaje.

Partitura Completa

El término “partitura completa" se utiliza como alternativa común a "partitura". Existen varios tipos de partituras: una partitura puede referirse a las partituras o a la música escrita específicamente para una obra de teatro, un musical, una ópera, un ballet, un programa de televisión, una película u otra producción.

La “música cinematográfica" se refiere a la música original escrita específicamente para acompañar una película.

Antecedentes / Historia

La edición musical no comenzó a gran escala hasta mediados del siglo XV, cuando se desarrollaron las técnicas de impresión de música. La primera forma de música impresa es un conjunto de cantos litúrgicos de alrededor de 1465, creado poco después de la Biblia de Gutenberg. Antes de esta época, la música se transcribía a mano, normalmente por monjes y sacerdotes que deseaban conservar la música de la Iglesia. Los pocos ejemplos de música profana que existían eran por encargo y propiedad de nobles ricos.

Ottaviano Petrucci está considerado como el padre de la imprenta musical moderna. En el siglo XVI, en Venecia, obtuvo del gobierno italiano un monopolio de 20 años para imprimir música. Pero la impresión de música con tipografía móvil era casi imposible debido a la compleja alineación de varios elementos dentro de la partitura (por ejemplo, la cabeza de la nota debe estar correctamente alineada con el pentagrama).

Petrucci revolucionó la impresión musical con su método de triple impresión, que consistía en imprimir las líneas del pentagrama, las palabras y las notas en tres impresiones distintas. Este método daba resultados mucho más legibles.

La influencia de la música impresa fue similar a la de la palabra impresa: la información se difundió más rápidamente, con mayor eficacia, a un menor costo y a más personas que antes. A lo largo de la segunda mitad del milenio, esto animó a quienes podían comprar partituras, es decir, la clase media, a adquirirlas para interpretarlas.

A medida que la tecnología fue mejorando, también lo hizo la calidad de las partituras. Ahora los compositores podían escribir, distribuir y vender música para intérpretes amateurs, no sólo para músicos profesionales y cantantes de la Iglesia. Esto cambió, en muchos sentidos, toda la industria musical.

El acceso sin precedentes a la música permitió la proliferación de la música profana.

En el siglo XIX, el grupo de editores musicales, cantautores y compositores de la ciudad de Nueva York conocido como "Tin Pan Alley" dominaba la industria de la edición de partituras.

A menudo, las editoriales imprimían sus propias versiones de las canciones populares de la época, independientemente de si el compositor había compuesto la canción o no.

Con la promulgación de leyes de derechos de autor más estrictas a finales de siglo, esta práctica cambió, pero los editores musicales de Tin Pan Alley siguieron colaborando en beneficio económico mutuo por otros medios.

Tocar el piano se convirtió en algo habitual en los hogares de clase media. Si la gente quería escuchar una nueva canción popular, iba a la tienda y compraba las partituras, luego se llevaba las partituras y las interpretaba. Hasta que se inventó el fonógrafo en 1877, éste era el único medio posible de transferir y escuchar música.

A principios del siglo XX, el fonógrafo y la popularidad de la radiodifusión crearon la industria discográfica. Ésta sustituyó a la edición de partituras como la principal potencia de la industria musical.

Las partituras impresas fueron una de las primeras fuentes importantes de ingresos para los compositores. De hecho, durante mucho tiempo, las partituras fueron la única fuente de ingresos para los compositores.

Aunque las regalías por la venta de partituras han disminuido para los compositores en la era musical moderna debido a la creciente popularidad de las descargas digitales, la transmisión digital, los discos y los CD, las partituras siguen siendo una fuente de ingresos viable para algunos titulares de derechos de autor.

La llegada del internet a finales de la década de 1990 supuso el resurgimiento de la música impresa gracias a los sitios de letras y a las partituras distribuidas digitalmente en sitios web como SheetMusicPlus.com y MuseScore.com

¿Qué es un Derecho de Impresión?

Recuerda que los derechos de autor conllevan seis derechos exclusivos. Todos ellos se aplican a los derechos de impresión. Los derechos a distribuir los derechos de autor y a exhibirlos públicamente son especialmente relevantes. A continuación se presenta la terminología exacta de esos seis derechos, junto con un ejemplo común de explotación de cada uno de ellos en relación con el derecho de impresión:

Los Seis Derechos Exclusivos
Derecho Ejemplo de Uso de la Impresión
1. A reproducir la obra protegida por derechos de autor en copias o fonogramas; por ejemplo, la reproducción de una obra en forma de partituras u hojas de letras
2. A preparar obras derivadas basadas en la obra protegida por derechos de autor; Por ejemplo, un director de orquesta que transcribe una pieza de violonchelo a piano.
3. Distribuir copias o fonogramas de la obra protegida por derechos de autor al público mediante la venta u otra transferencia de propiedad, o mediante el alquiler, el arrendamiento o el préstamo; por ejemplo, un profesor de banda que escanea copias de una pieza para su coro de alumnos
4. en el caso de obras literarias, musicales, dramáticas y coreográficas, pantomimas y películas y otras obras audiovisuales, a ejecutar públicamente la obra protegida por el derecho de autor; por ejemplo, un poeta que recita la letra de una canción popular en una lectura pública
5. en el caso de obras literarias, musicales, dramáticas y coreográficas, pantomimas y obras pictóricas, gráficas o escultóricas, incluidas las imágenes individuales de una película u otra obra audiovisual, a exhibir públicamente la obra protegida por derechos de autor por ejemplo, imprimir las partituras de una canción y colocarlas en una plaza pública
6. en el caso de las grabaciones sonoras, a interpretar públicamente la obra protegida por derechos de autor mediante la transmisión digital de audio. Un ejemplo no sería aplicable porque este derecho exclusivo se refiere a las grabaciones sonoras, no a los derechos de autor de la composición subyacente.

Estos derechos se explotan cuando la música se imprime de las formas descritas anteriormente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el derecho de autor en cuestión no es el de la grabación sonora (master), sino el de la composición subyacente (música/letra) . Por lo tanto, las regalías de impresión casi siempre las cobran los editores musicales en nombre de sus compositores.

¿Qué es una Licencia de Impresión?

Una licencia de impresión es un acuerdo entre el propietario de los derechos de autor (editor musical) y el usuario de los mismos. Concede permiso para reorganizar, mostrar y/o imprimir las partituras, las notas y/o la letra de una canción. Incluso el menor uso de las partituras, notas y/o letras requiere una licencia de impresión (suponiendo que el uso se mantenga fuera del ámbito del uso justo).

Algunos ejemplos más para aportar algo de claridad sobre el uso:

  • Si una persona quiere imprimir la letra de una canción protegida por derechos de autor en la carátula de su CD casero, está técnicamente obligada por ley a obtener una licencia de impresión.

  • Si una persona quiere publicar las partituras de una canción protegida por derechos de autor en una página web*, está técnicamente obligada por ley a obtener una licencia de impresión.

  • Si Pepsi muestra las letras o las notas musicales en las latas de refresco, también debe obtener una licencia de impresión.

Licencias de Impresión para el Escenario

Si un director de banda quiere reorganizar una partitura para hacerla más sencilla para los alumnos o adaptarla para el escenario, necesita obtener una licencia de impresión. De hecho, los teatros, tanto grandes como pequeños, desde Broadway hasta los programas de las escuelas secundarias, pagan una importante cantidad de dinero por el derecho a utilizar las partituras de una obra de teatro o un musical concreto.

Por ejemplo, un teatro que quiera poner en escena "Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat" debe obtener una licencia de los derechos de las partituras y las letras del editor de Andrew Lloyd Webber para poder hacerlo. Para más información sobre cómo obtener estos derechos, visita la Asociación Americana de Teatro Comunitario (American Association of Community Theatre).

Cómo Conseguir una Licencia de Impresión

En Estados Unidos sólo existen tres grandes fabricantes de música impresa secular (no religiosa): Hal Leonard, Alfred y Music Sales. Existen otros editores musicales especializados en géneros específicos como la música clásica o la música cristiana contemporánea.

La mayoría de las veces, conseguir una licencia de impresión es relativamente fácil. Para conseguir una licencia de impresión, el licenciatario debe ponerse en contacto directamente con la editorial y acordar las condiciones. Hay que obtener una licencia por cada canción que se quiera imprimir. Muchas editoriales tienen información de contacto en sus sitios web.

Algunas editoriales tienen incluso vías específicas para quienes deseen solicitar una licencia de impresión.

En cualquier caso, hay que estar preparado para relatar con detalle el alcance del uso, el tiempo que se utilizará, el lugar o lugares donde se distribuirá, etc. Todos estos factores ayudarán a los editores musicales a determinar si permiten o no el uso, y por cuánto dinero.

Cuando hagas una solicitud, ten en cuenta que sólo explotarás la composición respetando las directrices y permisos establecidos por el titular de los derechos.

Se recomienda hacer la solicitud de licencia por escrito al titular de los derechos correspondientes varios meses antes de la fecha prevista de publicación.

Una solicitud de licencia estándar debe incluir la siguiente información:

  • La parte/grupo de ejecución que solicita la licencia de impresión.
  • El uso previsto del material protegido por derechos de autor (copias impresas, mercancía, folleto, página web, folleto, nuevo arreglo de partituras, etc.)
  • El nombre de la composición y del compositor.
  • La cantidad de copias/usos de la(s) obra(s).

Al redactar un acuerdo de licencia de las obras impresas, es probable que el propietario de los derechos imponga las siguientes condiciones:

  • Las copias deben ser destruidas después de su uso.
  • La advertencia de que la interpretación a partir de partituras originales o copiadas requiere un permiso adicional.
  • La exigencia de un pago por el permiso o la compra de una cantidad mínima establecida de copias originales de la música.

Los licenciatarios pueden considerar la posibilidad de contratar a un abogado especializado en entretenimiento antes de intentar negociar con un editor musical. Esto garantizará que ambas partes establezcan un contrato equitativo.

A diferencia de las regalías de las licencias mecánicas, las regalías de las licencias de impresión no están sujetas a ninguna tasa legal. De hecho, no están sujetos a ninguna condición.

Si un editor musical quiere negarse a permitir la impresión de la letra de una de sus canciones, tiene el derecho legal de hacerlo. Asimismo, puede cobrar cualquier cantidad de dinero por ese uso.

**Infracción de los derechos de autor de obras impresas **

La importancia de obtener la licencia adecuada para el uso de obras impresas favorece a los compositores y creadores, pero también a los licenciatarios.

La infracción y la reproducción no autorizada de obras protegidas por derechos de autor provocan una disminución de la oferta y un aumento de los precios de las obras bien conservadas. Tanto para los creadores como para los proveedores de obras impresas, esto resulta en una limitación de los ingresos.

Para los usuarios de obras impresas protegidas por derechos de autor, el costo de la infracción es mucho mayor que el costo de la autorización. Los recursos legales para un propietario de derechos de autor por infringir su obra podrían ascender a lo siguiente:

El pago de $500 a $20,000 dólares en concepto de daños y perjuicios legales.
Si el tribunal considera que hay premeditación, los daños pueden ascender a $100,000 dólares.
Dos años de prisión.

Para proteger tanto al licenciatario como al licenciante, es necesario contar con una licencia de impresión debidamente autorizada. Como comunidad musical, tenemos la tarea de mantener las prácticas adecuadas y no tolerar las infracciones de los derechos de autor.

Haz clic aquí y descarga un formulario para denunciar de forma anónima las fotocopias ilegales a la Music Publishers Association.

Excepciones de las licencias de impresión

La Asociación de Comerciantes de Música Impresa (Retail Print Music Dealers Association) señala las siguientes excepciones para el uso de obras impresas con derechos de autor sin autorización previa:

  1. Copias de emergencia para sustituir copias compradas, que por cualquier motivo no estén disponibles para una representación inminente, siempre que se sustituyan las copias compradas en su momento.

  2. Para fines académicos distintos de la interpretación, se podrán realizar múltiples copias de extractos de obras, siempre que los extractos no representen una parte del conjunto que constituya una unidad interpretable, como por ejemplo: una sección, un movimiento o un aria, pero en ningún caso más del 10% de la obra completa, El número de copias no excederá a un ejemplar por alumno.

  3. Las copias impresas que se hayan comprado podrán editarse O simplificarse siempre que no se distorsione el carácter fundamental de la obra ni se altere la letra, si la hubiera, o se añada letra si no la hubiera.

  4. Podrá realizarse una única copia de las grabaciones de las interpretaciones de los alumnos con fines de evaluación o ensayo, que podrá ser conservada por el centro educativo o por el profesor individual.

  5. Se puede realizar una única copia de una grabación de sonido (como una cinta, un disco o un casete) de música protegida por derechos de autor a partir de grabaciones de sonido que sean propiedad de una institución educativa o de un profesor individual con el fin de elaborar ejercicios o exámenes auditivos y puede ser conservada por la institución educativa o el profesor individual. (Esto se refiere únicamente a los derechos de autor de la música en sí y no a los derechos de autor que puedan existir en la grabación sonora).

Regalías por Licencias de Impresión

En el caso de las partituras físicas de una sola canción (no digitales), la norma del sector es un 20% de regalías sobre el precio de venta al público. Con un precio medio de 5 dólares por partitura, el editor recibe unos 99 centavos por cada compra. En el caso de los folios, las regalías suelen ser del 10% al 12.5% del precio de venta al público.

Si el precio medio de las partituras es de $25 dólares, el editor recibe unos $2.80 dólares por cada venta. En el caso de un folio de personaje, se concede un 5% adicional de regalías al intérprete por el uso de su nombre y su imagen, sea éste el autor de la música o no.

En el caso de las letras o la música reimpresa en libros, la tarifa es de aproximadamente un centavo por unidad, con un mínimo de 200 dólares. En el caso de las tarjetas de felicitación, el editor suele pedir entre un 5 y un 8% de la venta al por mayor.

Las reimpresiones en prendas de vestir, como las camisetas, suelen oscilar entre el 8 y el 11%. Los usos publicitarios, ya sea en periódicos, revistas o vallas publicitarias, suelen pagar una tarifa fija que puede ser de $25,000 dólares o más. Las reimpresiones de letras en álbumes físicos suelen ser gratuitas.

Todos estos acuerdos se producen de forma individual entre un usuario potencial de los derechos de autor y el propietario de los mismos. Todas las tarifas y condiciones pueden negociarse por separado.

Duración de la Licencia de Impresión

Los contratos de licencias de impresión suelen especificar un plazo de entre tres y cinco años. Al final del plazo de la licencia, el contrato suele permitir al vendedor de música impresa vender las existencias no utilizadas durante seis o doce meses más. Los editores casi siempre establecen medidas preventivas en el contrato para prohibir el vertido de existencias y una práctica conocida como "ventas de emergencia" (vender la música impresa a un precio muy inferior al valor normal de venta al público).

Derechos de Impresión Digital

La "impresión" digital de música en sitios web ha sustituido en gran medida a la impresión tradicional de música en papel. En su mayoría, las partes interesadas consideran que las partituras y letras de canciones en internet son una forma de música impresa y, por tanto, una explotación de los derechos de impresión.

Los sitios web de letras de canciones son una importante fuente de ingresos para los editores musicales. Por permitir que los sitios reproduzcan las letras de las canciones, los editores musicales suelen recibir alrededor del 50% de los ingresos por publicidad.

Algunas empresas ofrecen partituras descargables a precios similares a los de las partituras físicas. Sin embargo, hay algunas diferencias clave en los tipos de acuerdos entre estas empresas y las editoriales:

Los editores suelen solicitar y recibir la mitad de los ingresos de estos sitios, lo que supone una gran diferencia con respecto al 20% que reciben por la música impresa en papel. Además, las licencias de impresión de música digital impresa casi siempre son no exclusivas, a diferencia de los acuerdos de impresión tradicionales. Esto significa que una editorial puede licenciar los mismos derechos a varios sitios web al mismo tiempo.

Relaciones Esenciales

Principal: Los derechos de impresión se refieren a la explotación de los derechos asociados a los derechos de autor de la composición subyacente. Los editores musicales y los usuarios de los derechos de autor negocian y llegan a acuerdos para los usos individuales de los derechos de impresión.

Recaudación de regalías: Sólo existen tres grandes fabricantes de música impresa secular (no religiosa) en Estados Unidos: Hal Leonard, Alfred y Music Sales. A menos que una editorial sea una de estas empresas, suele conceder licencias de derechos de impresión a uno de estos grandes fabricantes para que recaude y distribuya las regalías de impresión en su nombre.

Fuentes

http://uk.warnerchappell.com/music-licensing
http://www.fabermusic.com/repertoire
https://secure.harryfox.com/public/Licensing-GeneralFAQ.jsp#126
https://www.easysonglicensing.com/pages/help/articles/music-licensing/what-is-a-print-license.aspx
https://musicservices.org/license/terms
http://www.soundreef.com/en/blog/music-licenses/
http://www.dklex.com/licensing-rights-in-music.html
https://entertainment.howstuffworks.com/music-royalties4.htm

Compuesta por

Jacob Wunderlich, Mamie Davis, Luke Evans, Rene Merideth, Jeff Cvetkovski y Aaron Davis. Traducción: Ana Berberana, Maria Lozano, Rafa Cazares.

¿Quieres utilizar esta guía para algo más que una lectura personal? Buenas noticias: puedes hacerlo, siempre que su uso no sea comercial y des crédito a Exploration.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Attribution-NonCommercial 4.0 International License.